La primera jefa de policías

Adriana Fabi repasa cómo llegó a comandar la Regional Quinta.

Adriana Fabi es la primera mujer a cargo de la Regional Quinta, la cabeza de la Policía de Río Negro en el distrito Alto Valle Oeste. Con 30 años de servicio y un expediente intachable impuso la impronta femenina en una fuerza históricamente comandada por hombres. “Las mujeres debemos saber que con esfuerzo y dedicación podemos ocupar los cargos de poder”, aseguró a LM Cipolletti.

Fabi recordó su larga trayectoria hasta llegar a comisario inspectora y ocupar el lugar más importante de la Policía local. Nacida y criada en la zona de chacras de General Roca, finalizó sus estudios en la Escuela de Oficiales de Viedma a finales de los 80. Fue la primera camada con egresadas. Recorrió casi toda la provincia de servicio junto a su marido, hasta que volvió a la ciudad que la recibió en sus primeros años de uniformada: Cipolletti.

Te puede interesar...

“En mis comienzos éramos pocas, y fuimos las primeras, pero ahora las mujeres superan a los varones en cantidad y se debió poner un filtro para equipar los ingresos. Nosotras debemos lidiar con otras cuestiones de la vida, porque además de policías muchas somos madres y esposas, y tenemos la tarea de llevar adelante nuestras familias”, expresó Fabi.

La labor de una jefa no debería ser diferente a la de un varón. Todos recibimos la misma capacitación teórica, práctica y de entrenamiento

La Regional Quinta de Cipolletti tiene a su cargo la administración de todas las comisarías desde Catriel hasta Fernández Oro. Las principales tareas son las operativas, entre las que se destacan administrar, conducir y dar respuestas a las necesidades de la comunidad. “La labor de una jefa no debería ser diferente a la de un varón. Todos los postulados recibimos la misma capacitación teórica, práctica y de entrenamiento”, explicó.

A pesar de trabajar en una institución comandada casi exclusivamente por hombres, siempre se sintió en igualdad de condiciones. “Nunca me descalificaron por ser mujer. Se trata de ser responsable, tener vocación y permanencia, y quien no esté preparado y decidido deberá retornar. Yo siempre pensé que lo podía hacer, y la carrera me lo demostró. La única comparación posible con los hombres es respecto a su fuerza física: ellos siempre la heredaron, pero nosotras nos capacitamos”, relató la jefa de la Regional.

Fabi pidió que las mujeres “se animen, que no tengan miedo” de intentar ascender en la Policía porque “el camino ya está trazado. Lo forjamos quienes ya estamos saliendo de la fuerza, que fuimos las primeras. Es evidente que muchas han perdido el prejuicio y saben que hay lugar para ellas, por eso son mayoría”, comentó Fabi.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario