El clima en Cipolletti

icon
Temp
71% Hum
LMCipolletti escuela

Juego viral en las escuelas: cómo interviene el CPE

Se trata de un desafío de TikTok que se practica en todo el mundo y encendió las alarmas en Neuquén. La pandemia y las redes sociales no colaboraron con las nuevas formas de vínculos.

Luego de conocerse un nuevo desafío viral de TikTok que encendió las alarmas en docentes, padres y toda la comunidad educativa del EPET 3, el Consejo Provincial de Educación (CPE) explicó de qué forma pedagógica se interviene ante estos casos.

De acuerdo a las imágenes viralizadas, durante el desafío un grupo de adolescentes rodea a otro y ponen el juego de la red social, en el que sobre la cabeza de quien enfoca la cámara se suceden distintas banderas y cuando se detiene el retador debe responder a qué país pertenece. Pese a parecer algo destinado al entretenimiento en base al conocimiento, si el jugador no sabe la respuesta o demora en contestar, quienes lo rodean comienzan a darle golpes con las palmas abiertas, situación violenta y humillante para quien es agredido por sus "amigos".

Te puede interesar...

Sobre esta situación, la coordinadora pedagógica del equipo interdisciplinario del CPE, Verónica Polino, aclaró inicialmente que "juegos hubo siempre, en todas las épocas de la existencia humana", pero "lo que sería bueno es pensar qué nos trae esta forma de jugar que pone en escena tanta violencia".

Dicho esto, la profesional puso énfasis en entender el actual contexto que atraviesa el estudiantado, luego de dos años difíciles de pandemia en donde se debe retomar una nueva modalidad de vínculos. "No solo lo vemos en este juego sino en otras situaciones con un alto componente de violencia. Una hipótesis que vamos teniendo es pensar que venimos de estar dos años de pandemia, donde los chicos tuvieron interrumpida su posibilidad de convivir con otros y repentinamente volvemos encontraron cara a cara sin mediar palabra", sostuvo.

"¿Qué pasó en el medio? Los chicos, por un lado, no se vieron mucho. Por otro lado, las redes sociales aumentaron su posibilidad de encuentro, que en un sentido fue muy bueno, pero no podemos desconocer el alto nivel de impacto que hubo en este tiempo en todos, en los chicos y adolescentes también: un alto nivel de frustración porque tuvieron su vida interrumpida", continuó la profesional.

El juego de la bandera.jpg

En este sentido, señaló que la pandemia "puso mucha frustración", sumada a los duelos que tuvo que atravesar la sociedad en su conjunto. "Hoy volvemos al cara a cara y nos encontramos con un montón de cosas que vivimos y quizás no tuvimos un espacio social de encuentro para poderle dar un lugar, y se manifiesta con violencia en buena parte", explicó. Y dijo que también las redes sociales "nos mostraron mucha violencia porque el no estar en el cuerpo a cuerpo permitía en el anonimato descargar mucho de lo que no se podía descargar en otros lados".

"Entonces, nos planteamos que esta etapa devuelta a la convivencia, a encontrarnos cara a cara, nos pone en una situación que tenemos que darle lugar a la palabra, en principio, a espacios donde los chicos puedan hablar cómo están, que los adultos podamos aparecer como reguladores y ayudándolos a que encuentren el cauce de todas estas cosas que les pasaron", amplió.

Polino marcó que, por esta razón, "desde la escuela hay mucho para hacer" y que "las escuelas tendrían que ir integrando a su rol pedagógico, que es recuperar contenido y abocarse a la enseñanza, pero integrando todo este malestar que los chicos portan y no tuvieron espacios donde ser acompañados".

"No podemos evitar el conflicto porque si miramos para otro lado el conflicto va a seguir estando y va a seguir creciendo, y muchos chicos no tienen herramientas de cómo frenarlo. Somos los adultos los que tenemos que estar presentes y habilitar espacios de regulación", indicó.

CPE.jpg

La profesional marcó que una opción para las escuelas es que actualicen sus acuerdos de convivencia, que por reglamento debe hacerse cada dos años. "Quizás es momento para que los refloten y los pongamos a rodar otra vez y volvamos a establecer acuerdos de cómo vamos a convivir, bajo qué parámetros. Los acuerdos están pensados para que se revisen, porque va cambiando la sociedad, los problemas, la forma de resolverlos", detalló.

Sobre el trabajo que llevan adelante desde el equipo interdisciplinario, Polino informó que trabajan "a demanda de las instituciones", es decir, que intervienen en caso de requerir la ayuda del equipo directivo. "Si una escuela se encuentra con situaciones que no encuentran el modo de abordarlo, nos pueden demandar y nosotros hacemos un abordaje interdisciplinario en la instituciones acompañando al equipo directivo. Nos ponemos a pensar con ellos cuáles son las cosas que se hicieron, cuáles se podrían hacer y ayudarlos a pensar acciones. Somos externos al sistema educativo, por lo cual siempre queremos que sean los actores de la escuela los que se muevan", aseguró.

En el caso puntual de la EPET 3, afirmó que -por el momento- desconoce si la institución se puso en contacto con una de las diez zonas del equipo, que corresponde según el radio geográfico.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario