Intento zafar de una condena por amenazar a un menor pero la Justicia lo impidió

El cipoleño había sido condenado a un año y seis meses de prisión efectiva. Según la Fiscalía, el conflicto se originó porque el padre del imputado fue hallado culpable de matar en el 2014 al hermano del joven al que amenazaron.

El Tribunal de Impugnación confirmó la condena de un año y seis meses de prisión efectiva sobre un cipoleño que amenazó de muerte a un adolescente. La sentencia fue dictada por la jueza María Florencia Caruso el 22 de febrero de 2019.

Al respecto del hecho, explicaron que ocurrió el 5 de mayo de 2018 por la noche cuando el imputado amenazó a un menor de edad y le dijo que lo iba a matar, tal como le había pasado a su hermano. "Todos los testigos manifestaron temor de que pudiera cumplir con sus amenazas", detalló la magistrada en el fallo.

Te puede interesar...

Es que, según la teoría de la Fiscalía, el conflicto entre ambas partes surgió por una disputa de larga data porque el padre del cipoleño condenado fue quien asesinó al hermano de la víctima en el 2014. Por ese delito, el hombre fue encontrado culpable del homicidio y sentenciado a 12 años de prisión.

"Todos los testigos manifestaron temor de que pudiera cumplir con sus amenazas. Se percibió angustia de parte de la madre de la víctima, quien recordemos ya perdió un hijo, encontrándose condenado el padre del imputado. Por lo cual no advierto ánimo de venganza por parte de la familia de la victima, sólo quieren tranquilidad ", detalló la magistrada en el fallo.

Como el joven que efectuó las amenazas ya tenía antecedentes por portación ilegal de armas, la jueza le dictó la prisión efectiva, considerando como agravante que, cuando ocurrieron los hechos, se encontraba con libertad asistido y tenía una pulsera electrónica. El registro del dispositivo lo ubicó de manera inmediata en calle Salvador Kossman al 1700 aproximadamente al momento de cometer el delito.

El defensor oficial, Marcelo Caraballo, adelantó que había recurrido el fallo por solicitud del imputado y sus agravios se centraron en que no se había valorado la totalidad de la prueba producida durante el juicio y en la no coincidencia con la magistrada interviniente en el debate, Florencia Caruso, sobre la ausencia de contradicciones, contramarchas o animosidad por parte de los testigos que prestaron declaración en el juicio en relación al imputado.

El defensor analizó los testimonios del juicio para marcar los elementos que a su criterio daban fundamentos para revocar el fallo y que acreditaban una “animosidad” por parte de los denunciantes de querer perjudicar a su cliente.

Finalmente, sostuvo que en la etapa de cesura no existían elementos de convicción suficientes para dictar la condena a un año y seis meses de prisión. Al respecto, afirmó que, tal como dicta la Constitución Nacional, la finalidad de las penas para la reinserción social del condenado y no para su castigo.

Sin embargo, El Tribunal de Impugnación confirmó la condena de un año y seis meses de prisión efectiva para el cipoleño por el delito de amenazas simples.

LEÉ MÁS

Amenazó a un adolescente con pegarle un tiro y ahora quiere zafar de la cárcel

Irá a la cárcel por amenazar a un adolescente con pegarle un tiro

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario