Insólito: el Concejo Deliberante les cortó el subsidio a las bibliotecas por error

Demoraron la renovación de la ordenanza y pasó a archivo.

De mal en peor. Las bibliotecas populares locales tienen sobrados motivos para pedir auxilio y no morir en el intento. Además de enfrentar una catarata de aumentos de los servicios, con muy pocos ingresos, ya no cuentan con el aporte voluntario de los contribuyentes cipoleños.

Los concejales no renovaron a tiempo la ordenanza y dejaron de percibir los dos pesos -totalmente desactualizados- que el Municipio destinaba a las bibliotecas por cada boleta de pago de los impuestos retributivos. El área de Recaudaciones confirmó que el aporte no figura desde julio de 2018. No se puede cobrar porque la ordenanza no fue reglamentada.

Te puede interesar...

“En junio terminó la vigencia de la ordenanza y el Concejo no la renovó. Sólo estamos cobrando los aportes de las tasas municipales que los contribuyentes hayan pagado con posterioridad a esa fecha”, aclaró la contadora Lucila Chiocconi, del Ejecutivo municipal.

Agregó que de junio a septiembre, el Ejecutivo les dio un subsidio más o menos equivalente al importe que recibían de 3500 pesos cada una. “Lo hicimos para no perjudicarlas, mientras el Concejo resolvía renovar la ordenanza. Sin embargo, esto no sucedió”, comentó la contadora.

Vericuetos administrativos dilataron la discusión del proyecto y cuando los ediles quisieron sacar despacho favorable, se dieron cuenta de que ya había perdido estado parlamentario. Es decir, la ordenanza fue archivada.

La concejal de la oposición Eugenia Villarroel Sánchez precisó que los pedidos de informes al Ejecutivo y otras diligencias administrativas dilataron el debate, aun cuando los concejales ya se habían puesto de acuerdo. Tampoco le hizo un favor a la iniciativa la falta de quórum que Villarroel documentó por acta en la comisión que preside. “No hay que consensuar todo con el Ejecutivo, nosotros como concejales tenemos que avanzar y legislar, y terminar con la vuelta administrativa. Luego, el poder de aplicación de las leyes lo tiene el Municipio".

En diálogo con LM Cipolletti, Franco Ávila, de la biblioteca Bernardino Rivadavia, confirmó la situación: “No recibimos el aporte voluntario de los vecinos hace meses porque la ordenanza está en stand by”. Y cuestionó que, en compensación a la falta de este aporte, el Municipio haya pagado algunas partidas de dinero “extraordinarias, no reintegrables, sin previa consulta”.

“No es la manera de solucionar el problema. El Ejecutivo y los concejales deberían convocarnos y regularizar la ordenanza”, acotó.

Reflotarán la ordenanza

Preocupada por la situación de las bibliotecas, Villarroel Sánchez adelantó que reflotará el proyecto en febrero próximo, con el fin de que sea una ordenanza de fondo que actualice el aporte todos los años, ya que se encuentra totalmente desfasado. “Es un aporte que contribuye al avance de la sociedad, no creo que nadie se oponga. Y las bibliotecas lo necesitan. No se pueden morir, por más que tengamos internet. Son patrimonio cultural, son parte de nuestra historia de vida”, cerró la edil.

Afectados

En la ciudad hay nueve bibliotecas populares: tres en Las Perlas, dos en el Distrito Vecinal, una en Ferri, la Bernardino Rivadavia, una en las 1200 y la Fernando Jara.

“La situación económica de las bibliotecas es muy compleja. Hay una ausencia total del Estado para colaborar, y este es un problema generalizado en el país. Algunas ya están cerrando. No es nuestro caso, pero estamos al límite y con los ingresos que tenemos sólo cubrimos los gastos, nada más. No podemos planificar ninguna actividad cultural”, dijo Ávila.

La Provincia detalló los aportes que realiza a la Rivadavia

En el gobierno provincial no cayó nada bien la queja de la biblioteca Rivadavia sobre la falta de aportes. “El lunes recibieron el pago anual de $50 mil. Sorprendió que digan que Provincia no los subsidia. Todas las instituciones tienen nuestra ayuda y estamos a disposición”, afirmó a LM Cipolletti el secretario de Cultura, Ariel Ávalos. Desde Cultura, además, aseguraron que cinco de los empleados de la institución pertenecen al gobierno provincial. “La Bernardino Rivadavia es una de las bibliotecas de la provincia que más ayuda recibe”, aseguró Ávalos.

“Creemos que este es un momento coyuntural de la política, se aproximan las elecciones y se empiezan a mostrar las opiniones personales más allá de las institucionales. Creo que fue intencional nombrar a Provincia al mismo tiempo que a Nación, sabiendo que nosotros no estamos alineados”, concluyó el funcionario.

LEÉ MÁS

Provincia propuso una nueva fecha para las elecciones municipales

El paro de pilotos afectará mañana a casi 20 vuelos en el Aeropuerto de Neuquén

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario