El clima en Cipolletti

icon
Temp
50% Hum
LMCipolletti

Horror: asesinato y toma de rehenes

Una travesti neuquina ingresó en silla de ruedas a una céntrica clínica médica, subió al segundo piso y comenzó a disparar indiscriminadamente hiriendo de muerte a una técnica bioquímica de 24 años.

Un nuevo hecho de sangre volvió a enlutar a la ciudad. Sucedió ayer por la mañana en la Fundación Médica de Mengelle e Yrigoyen, donde una travesti neuquina asesinó a una joven de 24 años que trabajaba allí y luego se atrincheró tomando a seis personas como rehenes.

Todo comenzó alrededor de las 8.30, cuando Héctor José Díaz, de 42 años, que se hace llamar "Laila", ingresó al centro de salud en una silla de ruedas. Luego tomó el ascensor y subió al segundo piso, donde pidió pasar a terapia. Al verla en esa condición de minusválida la dejaron entrar pero apenas cruza la puerta se levantó y comenzó a disparar provista de un arma calibre 32 y una caja llena de municiones con las que fue cargando el revólver.

En su temerario accionar realizó 27 tiros, uno de los cuales impactó en el cuerpo de Carla Milla, una joven técnica bioquímica oriunda de Allen, que perdió la vida.

La victimaria, fuera de sí, exigía la presencia de un médico al que acusaba de haber dado una atención inadecuada a su madre de 90 años, quien es paciente del hospital Castro Rendón de Neuquén y que también se había tratado en la clínica cipoleña. Además requería que se hicieran presentes en el lugar cámaras de televisión para que a través de ellas el doctor pidiera disculpas.
 
Caos y desconcierto
En un principio todo fue desconcierto y temor en el centro de la ciudad. Personal policial accedió inmediatamente al lugar, y después también lo hicieron empleados de Protección Civil e inspectores de Tránsito, quienes impidieron la circulación por el sector para permitir el óptimo trabajo de las fuerzas de seguridad.

Posteriormente llegaron agentes de la Asociación de Bomberos Voluntarios que, con la escalera de salvataje, lograron rescatar a varios empleados y pacientes que se encontraban en el interior de las instalaciones y no podían salir, principalmente aquellos que estaban en el segundo piso.

Las negociaciones con la travesti fueron encaradas por un mediador especializado, mientras que además se hicieron presentes en el lugar el flamante jefe de la Policía rionegrina, Fabián Gatti, y el juez Santiago Márquez Gauna. También se dieron cita el hermano y la cuñada de la agresora.

Luego de una intensa y ardua mediación, Díaz depuso su actitud. “Me voy a entregar porque hay un herido”, expresó. Segundos después fue reducida por efectivos del Cuerpo de Operaciones Especiales y de Rescate.

Por varios minutos era una incógnita lo que sucedía en ese sector de la clínica. Pero el boca a boca daba cuenta de que ya se había capturado a la persona que había mantenido a todos en vilo por más de dos horas.

Con una gran custodia fue retirada, a bordo de su silla de ruedas, en medio de abucheos, insultos y amenazas. Para resguardar su integridad física, fue trasladada de inmediato a General Roca, donde permanece detenida.
 
Tensión en el segundo piso
Si bien el desorden causado fue generalizado, lo peor ocurrió en el segundo piso del centro de salud, más precisamente en el sector de terapia intermedia y en el laboratorio, lugares en los que se vivieron los momentos más tensos.

En el primero de ellos, la travestida ingresó disparando para todos lados, incluso hacia sectores de camas, encontrándose proyectiles incrustados en las mamparas que separan a los pacientes. El rápido reflejo de algunos de los internados impidió que el trágico saldo fuese más elevado.

La puerta por la que se escaparon los enfermeros quedó completamente agujereada por los impactos de bala, mientras que varios proyectiles que no llegaron a ser utilizados fueron encontrados en una mesa.

Horas después el panorama dentro del lugar era completamente devastador. Balas por todas partes, marcas en paredes, puertas, pisos y mobiliario. También un charco de sangre detrás del mostrador del laboratorio, donde pereció la joven Milla. Personal de Criminalística y del Poder Judicial recababan información en medio del paisaje signado por la violencia.
 
La Justicia
Minutos después de lo sucedido, Márquez Gauna sostuvo que desde la Justicia todavía no estaban en condiciones de asegurar si Díaz tenía las facultades mentales alteradas.

Asimismo, indicó que se estaban recolectando las declaraciones de los testigos del hecho y recuperando pruebas en el lugar. Además, aseguró que se estará analizando la información que brinden las cámaras de seguridad.

Según se sospechaba, la bala que dio muerte a Carla habría sido disparada en los primeros momentos del hecho. Sin embargo, por el lugar en el que quedó tendida, sólo pudieron encontrarla tiempo después, cuando ya era tarde.

Luego de confirmada su muerte, el juez ordenó que se realice una autopsia para conocer las condiciones en la que se produjo su deceso.
Según trascendió, la agresora tendría antecedentes penales en Neuquén.
 
Cara conocida
Ruiz ya era conocida en la clínica. Cuando su madre estuvo internada allí, se mostró en reiteradas ocasiones irascible y había solicitado una silla de ruedas para desplazarse, ya que padecía problemas en sus extremidades inferiores.
 
El Municipio
Poco después de tener conocimiento del deceso de la técnica bioquímica, desde la Municipalidad de Cipolletti dieron a conocer un comunicado firmado por el intendente Abel Baratti y por la totalidad de los concejales. Allí manifestaron acompañar a familiares y amigos de la occisa, a la vez que aseguraron encontrarse a su entera disposición.

Posteriormente, se resolvió en signo de luto declarar duelo en todos los ámbitos con competencia municipal dentro del ejido de Cipolletti, desde la tarde de ayer hasta las 23.59 de hoy. También se dispuso la colocación de banderas a media asta en todas las dependencias municipales y espacios públicos de la ciudad.

 

Se tiraron de la cama para salvar sus vidas

Uno de los testimonios más dramáticos lo ofreció un hombre que se encontraba en una habitación cercana al lugar en el que la travesti efectuó la mayoría de los disparos.

Contó que la persona que estaba internada a su lado no podía mover la pierna y la ayudó a bajarse de la cama, para de esa forma, ambos tirarse al piso para evitar la balacera.

“Sabemos que andaba en silla de ruedas, pero cuando estuvo a los tiros no vimos nada, sólo tratamos de quedarnos en el suelo de la sala, como hizo la mayoría de la gente”, explicó Moncho. 

“Sí escuchamos los gritos, cuando pedía por un médico, eso fue tipo 8.30”, dijo el hombre.

 

Gatti: "Podría haber sido una masacre"

Acompañado del juez de instrucción penal Santiago Márquez Gauna, el nuevo jefe de la Policía, Fabián Gatti, sostuvo que el inexplicable ataque de la travesti “podría haber sido una masacre”.

“Sólo un milagro permitió que no hayamos tenido que lamentar más muertos”, aseguró el funcionario provincial, quien confirmó que el personal fue alertado de que había una mujer herida porque se lo dijo la propia agresora.

Gatti aseguró que estuvo en contacto permanente con el gobernador Alberto Weretilneck y que se trabajó con la idea de contener y resguardar a las personas que estaban dentro del edificio. Indicó que la idea fue en todo momento persuadir a la travesti de que deponga su actitud.

El jefe de la Policía confirmó que, una vez detenida, la agresora fue trasladada de inmediato a la ciudad de General Roca para alejarla de Cipolletti por su seguridad, ya que existía un indescriptible malestar contra ella. En las adyacencias al centro de salud, la bronca e indignación de familiares de los trabajadores y de los pacientes era por demás elocuente.

 

Momentos de tensión y desesperación en la puerta

Por la mañana se vivieron momentos desesperantes también en el exterior del edificio. Decenas de personas se acercaron para saber lo que sucedía, principalmente familiares de empleados y de gente que se encontraba internada en la clínica, quienes intentaban tener alguna información de sus seres queridos.

La angustia producto de la incertidumbre primó por espacio cercano a las dos horas. El miedo a recibir la peor noticia rondaba el aire y embargaba a la mayoría de los presentes. Fueron constantes los lamentos y las escenas desgarradoras por parte de vecinos desesperados.

“Yo tengo a mi hermano adentro, hoy lo iban a operar y no sé nada de él”, manifestó una mujer mayor al borde de las lágrimas.

Otros optaban por el silencio y el abrazo entre familiares, aguardando que finalice aquella pesadilla.

En ese marco, una señora que se encontraba frente al centro de salud se desmayó y requirió la inmediata asistencia de personal médico.

Responsables y doctores de la clínica llevaron tranquilidad luego de lo sucedido, asegurando que todos los pacientes se encontraban en un estado óptimo.

Los internados en la terapia intensiva fueron visitados, de a uno, por sus familiares más cercanos. Sin embargo, los que se encontraban en terapia intermedia tuvieron que esperar un poco más, ya que allí el trabajo de policías y personal de la Justicia demandó más tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario