Honores: la acusada pasará otros dos meses en la cárcel

Se prorrogó la preventiva de Irene Méndez, la única imputada por matar al vecino cipoleño.

La acusada de asesinar al cipoleño Eduardo Honores deberá pasar dos meses más en la cárcel tras una audiencia que se concretó durante esta semana en los tribunales de Urquiza y España. A pesar de que Irene Méndez tenía intenciones de que se revisara su situación, un juez dio el visto bueno para una prórroga de 60 días de la prisión preventiva.

La mujer, oriunda de Centenario, permanece presa desde hace tres meses luego de que se la acusara de matar a Honores con la intención de robo.

De acuerdo con fuentes judiciales, se llevó a cabo una audiencia para analizar la prisión preventiva de Méndez y si se iba a prorrogar. Mientras que la fiscalía local pidió la extensión de la prisión, la defensa oficial mostró su oposición. Finalmente, se impuso el criterio de la parte acusadora y el magistrado que presidió el encuentro comunicó que la mujer deberá permanecer dos meses más en la cárcel de General Roca. La acusada no pudo asistir porque se encontraba enferma y la novedad de la prórroga de la preventiva le fue comunicada a través de su defensor.

En tanto, quedó relegado el reclamo de la mujer de ser trasladada al penal de Cipolletti. Según denunciaron sus familiares, Méndez vivió una situación traumática con otra interna y por esa razón, requirieron que se disponga su derivación. El pedido no fue contemplado y, en apariencia, la mujer que tiene antecedentes como “viuda negra” cumplirá la totalidad de la preventiva en Roca.

Apenas finalice el plazo de la prórroga, deberá llevarse a cabo la audiencia de control de acusación y luego el juicio oral. Méndez enfrenta una grave acusación por homicidio criminis causa, un delito que contempla penas de prisión perpetua.

Para la fiscalía cipoleña, la mujer que le ofrecía servicios sexuales a la víctima tuvo intenciones de apropiarse de su dinero y otros bienes y lo asesinó de un disparo en el pecho.

--> La mujer aseguró que se prostituía

“A la que menos le servía Eduardo muerto era a mí. Cada vez que iba a su casa me pagaba entre 1500 y 2000 pesos”, enfatizó Irene Méndez en un diálogo que mantuvo con este diario. La mujer reconoció que se dedicaba a la prostitución y que Honores era su cliente; aseguró que concurría en forma semanal a su domicilio, en calle Villegas.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario