Fue denunciado al 0800 por drogas pero no va preso

Vecinos vincularon al cipoleño con un kiosco narco. La Justicia Federal le impuso una pena en suspenso.

Más allá de una denuncia de vecinos que lo vinculaban con un kiosco de drogas, un cipoleño de 31 años logró zafar de la cárcel y en un juicio abreviado realizado en la ciudad de General Roca se le impuso una pena en suspenso de un año y medio de prisión.

El narco fue llevado a juicio tras un procedimiento encabezado por el área de Toxicomanías de la Policía provincial, que durante un allanamiento a su vivienda encontró una escasa cantidad de cocaína y marihuana, dinero en efectivo y una balanza. Para el juez de primera instancia, el cipoleño era responsable del delito de tenencia de estupefacientes con fines de comercialización y, por ese motivo, esta semana fue juzgado en la sala de audiencias del Tribunal Oral Federal de Roca (TOF).

Como ocurre en otras ocasiones, la fiscal no compartió el criterio primigenio y atribuyó al acusado un delito más leve. De esta forma, consideró que debía cumplir una pena de tipo condicional. El juez que presidió la audiencia se limitó a convalidar el pedido de la parte acusadora y que tuvo el acuerdo del defensor particular.

Las pruebas que vinculaban al cipoleño con un kiosco de drogas quedaron en segundo plano y pudo retirarse a su casa con la tranquilidad de una pena en suspenso. Las sospechas sobre el hombre tomaron forma a partir de una denuncia anónima al 0800, en febrero del 2017, donde se describía que vendía estupefacientes en un domicilio ubicado muy cerca de Jorge Newbery y Colombia. Con esa información, la justicia federal decidió allanar el lugar y se encontraron un poco más de 40 gramos de cocaína y 20 de marihuana. Asimismo, fue individualizado un cliente, en un Fiat 147, y que no dudó en señalar a los agentes policiales: “Vengo a comprar faso”.

En el proceso judicial, el acusado aceptó los cargos en su contra y la pena requerida por la fiscalía. Al tratarse de una simple tenencia de estupefacientes, el cipoleño se vio beneficiado con una pena en suspenso y si cumple con las pautas de conducta impuestas por el TOF seguirá gozando de su libertad. Sus movimientos serán supervisados por el Juzgado de Ejecución 8 del Poder Judicial provincial.

Además de la pena condicional, el acusado deberá pagar una exigua multa de 225 pesos y las costas del proceso de acuerdo a lo estipulado por el TOF. Por otro lado, se dispuso la restitución de varios teléfonos celulares, dinero “remanente” y otros elementos que habían sido secuestrados por los agentes que integran Toxicomanías.

En cuanto al sospechoso, trascendió que es soltero, vive sobre calle Newbery y tendría antecedentes. Durante el procedimiento que se llevó a cabo el año pasado, fue detenido y luego liberado. La droga incautada estaba distribuida en distintas habitaciones.

--> La cantidad, un factor clave

La cantidad de droga secuestrada se transforma en un elemento determinante a la hora de definir la suerte de los hombres o mujeres apuntados como narcos. Si no existen otros elementos probatorios destacados, se ven beneficiados con penas en suspenso o directamente la absolución.

Por otro lado, los criterios de primera instancia no siempre se privilegian en los juicios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario