Por primera vez en la temporada y como en aquellas recordadas por lo exitosas, fueron agotadas las disponibilidades de alojamiento tanto en el balneario como en San Antonio y Puerto del Este, y las autoridades debieron derivar veraneantes a localidades vecinas.

General Conesa, Viedma, Sierra Grande e incluso Puerto Madryn fueron recomendadas por la cercanía, informó Nadina Gutiérrez, secretaria de Turismo del municipio de San Antonio Oeste.

La funcionaria dijo que hubo gente que optó por quedarse aun sin contar con hospedaje y se resignó a dormir dentro de sus vehículos.

Pese a que el clima no acompañó como se esperaba, la playa se mostró colmada como en otros tiempos, y no se descomprimió ni siquiera cuando a media tarde bajó la marea y se ampliaron los espacios.

La temperatura no superó los 28 grados y un intenso y permanente viento del sudeste se sintió durante buena parte de la jornada. Hoy recién aumentaría a 32° y a partir del miércoles la máxima alcanzaría los 37 grados centígrados.

Pese a las rachas frescas, muchos disfrutaron de los chapuzones en el mar que todavía mantiene la calidez característica de la zona.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario