Felisa y René, encargados de izar la bandera nacional

Cumplen ese ritual en cada fecha patria, en la plaza del Don Bosco.

Por Guadalupe Maqueda - maquedag@lmneuquen.com.ar

Felisa Vázquez cuida con su vida la bandera que hace 25 años le entregaron en la comisaría del barrio Don Bosco, donde vive hace más de cinco décadas. Ella es la guardiana de la celeste y blanca, y cada vez que se conmemora una fecha patria, busca a su vecino René Díaz, otro viejo poblador de 90 años, y juntos izan la insignia en la plaza cuyo nombre les rinde honor como vecinos pioneros.

El 23 de agosto, Felisa cumple 89 años. Nació en Roca, pero echó raíces en Cipolletti. Es mamá de seis hijos (el último lo tuvo a los 50), abuela, bisabuela y tatarabuela de dos nenas. Trabajó como apuntaladora de un galpón de empaque (Gasparri) y, al jubilarse, se ofreció a cuidar la bandera que un grupo de mujeres había donado a la junta vecinal. Lo hizo cuando esta dejó de funcionar y la insignia patria pasó a la policía del barrio.

Te puede interesar...

Fue hasta la Comisaría 24, dijo que ella podía hacerse cargo y se la llevó en una hermosa caja que todavía conserva. La guarda hasta que llega la hora de verla flamear en el cielo. Cada 25 de Mayo, 20 de Junio, 9 de Julio y otros feriados nacionales.

Por eso, hoy llegó el día de sacarla de la caja y llevarla hasta el mástil de la plaza Vecinos Pioneros. Felisa estará ahí, paradita y con la vista en alto, como hace más de 25 años. Izará la bandera, celebrará que existe y dará gracias a su creador, Manuel Belgrano. Antes pasará a buscar a René, quien la acompaña siempre en esta tarea honorable. Su vecino vive en el barrio incluso desde antes que ella. Nació en Chile, pero hizo historia y familia en Cipolletti. Es un viejo electricista que trabajó por su cuenta, pero ya está jubilado.

En diálogo con LM Cipolletti, Mónica Martínez, hija de Felisa, reconoce que tanto su mamá como el vecino que la acompaña honran la vida y la patria hace muchos años. Festeja que lo puedan seguir haciendo y gocen de buena salud, más allá de los achaques propios de la edad. “Ellos se manejan”, sostiene.

Su hermano Carlos los ayudará a izar la bandera, en presencia de otros vecinos, alumnos de la Escuela 221, que ya confirmaron su participación, y policías de la Unidad 24. Cantarán el Himno y también les rendirán un homenaje como primeros pobladores y por cuidar de la celeste y blanca del barrio. Habrá chocolate y tortas fritas que donó la panadería La Americana. El acto será a las 10.

“Mi mamá es una diosa, una mujer muy positiva, que te alienta. Jamás le duele nada, no habla de enfermedades ni se queja. Te atiende y te pregunta siempre qué querés comer. Es un orgullo para mí, porque junto a mi papá nos dejó el legado más preciado, la educación. Nos enseñaron valores y los símbolos patrios, y gracias a mi mamá yo conozco la historia de Cipolletti. Ella me la contó”, expresó Mónica.

Felisa vive enfrente de la plaza donde hoy izará la bandera, junto a René y su hijo Carlos, que los ayudará. Cuando termine el acto se irá a su casa y desde una ventana la seguirá mirando para que nadie se la lleve. A las 18, volverá a pasar por lo de su vecino René para bajarla del mástil y guardarla en su caja hasta que llegue el momento de verla flamear de nuevo en el firmamento.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario