Un gran operativo policial fue el preámbulo de un partido que no era una fiesta para nadie, pero sumó globos blancos y negros y muchos papelitos.

Los telones que cubren ambas populares esta vez dijeron ausente. “Ropa de gala”, calificó alguien que conoce muy bien los tablones.

La posibilidad de perder la categoría estuvo más cerca que nunca. Ayer era el cuarto partido como local de esta instancia, en la que el dueño de casa había perdido todos los anteriores y ni siquiera había podido marcar un gol.

Desde la pasión más que desde la razón, nadie imaginaba el descenso. Pero deportivamente era una chance latente desde que el árbitro bahiense Sergio Testa marcó el inicio minutos después de las 16:30.

El temor a una invasión tempranera del campo de juego o cosas por el estilo ocupó mucha atención de la subcomisión y el personal de la Comisaría Cuarta.

Finalmente, el precio de las entradas no sufrió descuentos. Fueron $300 para la platea y $180 para la popular. Más allá de las quejas en redes sociales, el trabajo en boleterías fue incesante.

“Quiero mandarle un saludo a mi viejo que está jodido, en terapia intensiva. A él, a los hinchas de verdad y a la dirigencia se lo dedico”.Damián Jara, El cipoleño ayer jugó como lateral por la derecha.

“Lo de la gente fue increíble, el verdadero hincha está en las buenas y en las malas, y hoy llenaron la cancha”.Jonathan Morán. El delantero llegó esta temporada y ayer marcó el primer gol.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario