El padre Willi se embarra para ayudar a las tomas

Desde la parroquia Don Bosco encabeza una cruzada solidaria.

El padre Guillermo, a quien se conoce también por Willi, y un grupo de jóvenes de la parroquia del barrio Don Bosco están desarrollando una amplia actividad de solidaridad, fe y esperanza en tomas y barriadas de la ciudad. Así, la víspera de la Navidad estuvieron en el barrio 4 de Agosto, donde cumplieron una actividad destinada a los niños, aunque también participaron muchachos chicos de más edad y adultos.

El religioso está viviendo en Cipolletti desde marzo y se ha propuesto, como buen salesiano, dedicar gran parte de su tiempo a acompañar a quienes sufren más la vulnerabilidad y la pobreza. Por ello, entre sus objetivos y los de quienes colaboran con sus tareas, se cuenta el de llevar la solidaridad a los necesitados, “aportando un granito de arena” para enfrentar las urgencias sociales.

Con este compromiso, él y los jóvenes de la parroquia han tendido lazos con asentamientos como el 2 de Febrero y sectores populares como Puente de Madera. Y también con un lugar, como la ex toma 4 de Agosto, que hace poco logró ser reconocida como barrio.

“No podemos ser indiferentes con la gente que está padeciendo necesidades”, manifestó el sacerdote, y dijo que las tareas que se despliegan contribuyen a la lucha de los vecinos por una mejor calidad de vida y al desarrollo de lazos de convivencia y hermandad.

Durante la propuesta cumplida el sábado, víspera de la Nochebuena, en el sector poblacional 4 de Agosto, todos los participantes pudieron compartir algunos alimentos y escuchar música, en un momento de alegría y también de espiritualidad que tuvo a los chicos como centro.

“Lo que más preocupación nos da son los pibes”, enfatizó y lamentó “el desamparo y el descuido” en que se encuentran muchos de ellos producto de las dificultades sociales existentes.

El padre Willi no es partidario de efectuar análisis ideológicos del momento actual y del rumbo económico, ya que su propósito es religioso y centrado en “llevar esperanza y la palabra de la fe”. Sin embargo, recordó una reciente carta de los obispos patagónicos en la que se describe la situación social como “muy grave”. Además, agregó que “no hay mayor mensaje que la realidad misma”. Por ello, con su grupo de colaboradores seguirá trabajando por los más débiles, por los niños, por los pobres.

El cura llegó a la ciudad en marzo y se propuso dedicar su mayor esfuerzo a acompañar a las familias más pobres. Cuenta con la colaboración de muchos jóvenes.

Aportar para la felicidad de todos

La comida, prioridad

El sábado, la parroquia Don Bosco y los vecinos del barrio 4 de Agosto se repartieron bolsas navideñas aportadas por la institución religiosa y alimentos comunes que donó el Municipio.

Con los Reyes Magos

La referente del sector, Yeannett Barra, manifestó ayer que los habitantes están ahora en campaña para recolectar juguetes para entregarlos a los niños en la fiesta de Reyes.

Comunión con el mundo

El padre Willi y su grupo solidario concretarán en enero campamentos cristianos y solidarios.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario