Más allá de las expectativas de particulares como Mónica Cid, el proceso que tuvo como protagonista al juez de Ejecución de Roca se desarrolló de forma rápida y sin mayores sorpresas. Cid, madre de la niña Micaela Ortega, fue una de las pocas personas que se manifestaron por la destitución del magistrado. Su reclamo estaba vinculado a la intervención de Chirinos en la excarcelación del asesino de su pequeña hija de 10 años.

Asimismo, el juez de Ejecución había sido cuestionado por autorizar las salidas transitorias del asesino del comerciante cipoleño Claudio Araya. “La resolución de Geldres puede ser un error de prudencia”, indicó Crespo ayer en su alegato refiriéndose al tema.

La defensa particular de Chirinos, responsabilidad de los abogados Oscar Pandolfi y Juan Carlos Chirinos, reclamó la absolución del acusado y el fin de la suspensión impuesta por la Magistratura. La sentencia se conocerá el lunes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario