El fuego dejó a una familia de la 2 de Febrero con lo puesto

Por suerte no se encontraba nadie en el domicilio cuando el fuego se desató. Pero perdieron todo y ahora necesitan ayuda para volver a empezar.

Fierros retorcidos, maderas carbonizadas y trastos impregnados de hollín. Apenas se mantuvo en pie lo que fue el hogar a leña de una vivienda que ardió en llamas, en el corazón de la toma 2 de Febrero, en el noreste de la ciudad.

“Perdimos todo. La ropa, la heladera, el juego de mesa y sillas y el sommier que habíamos comprado hace poco y todavía lo estamos pagando”, recordó con tristeza Darío Alarcón, mientras observaba las ruinas de su casa, que tanto le costó construir.

Durante la tarde del lunes, sus vecinos lo llamaron por teléfono para darle la noticia menos pensada: su casa se estaba prendiendo fuego. Él se encontraba muy lejos de allí y nada pudo hacer para evitar el desastre. Se dirigía a La Salada a comprar ropa con su mujer y su bebé de 10 meses, y a la altura de Bahía Blanca supo del siniestro y tuvieron que emprender la vuelta.

Llegó ayer por la mañana para limpiar el desastre y volver a comenzar. “Lo importante es que la familia estaba conmigo. Lo material se recupera. Hay vecinos que me van a dar una mano para construir de nuevo mi casa. Por suerte yo tengo empleo en la construcción y mi mujer también trabaja. No queda otra que salir adelante”, expresó el hombre, de 32 años.

En diálogo con LM Cipolletti, señalaba el montón de ladrillos que, afortunadamente, no fueron alcanzados por el fuego. Al menos con ellos tiene cómo iniciar la obra. En la marcha, espera hacerse de otros elementos y dejar atrás el negro que domina su reparo en el mundo, donde un fuerte olor a quemado aún persiste en el ambiente.

Mientras tanto, encontró alojamiento en la casa de un cuñado. “Mi mujer y yo trabajamos. No tenemos un sueldo grande, pero sobrevivimos y buscaremos la forma de empezar de nuevo”, sostuvo Alarcón.

Necesidades

Entre los afectados, también se encuentran sus hijastros: una chica de 13 (talle S) y una adolescente de 15 años (talle L). Para ellas, el bebé de diez meses y la pareja se necesita con urgencia ropa y calzado (talles 38, 39 y 40). También camas y un changuito. Las colaboraciones pueden acercarse a la casa ubicada en Chichinales 1868 o comunicándose al 0299-155284370.

Sospechan que fue un cortocircuito

Sobre las causas del siniestro, Darío Alarcón, el dueño de la vivienda, indicó que fue un cortocircuito, debido a las constantes variaciones de tensión que se producen en el tendido irregular de energía eléctrica del sector. Por fortuna, el incendio no se expandió hacia las casas contiguas, aunque amagó con hacerlo por la precaria medianera de madera de uno de los laterales. Perdieron todo, pero por fortuna no hubo lesionados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario