El clima en Cipolletti

icon
16° Temp
68% Hum

El botón antipánico la salvó de la furia de su ex

El violento quiso atacar a una maestra cuando llegaba a su vivienda.

"Esa loca tiene fecha de vencimiento". Con insultos y amenazas de muerte, un hombre intentó agredir a su ex mujer cuando esta llegaba a su casa, pese a que la Justicia le había prohibido acercarse. No pudo porque la víctima, que es docente en Cipolletti, se dio cuenta que le seguía los pasos, y antes de bajar del auto accionó el botón antipánico que llevaba en su cartera.

Como el dispositivo está conectado al sistema de alarma, la Policía no tardó en recibir el llamado y acudir a su domicilio.

Te puede interesar...

Entonces el hombre, de 40 años, forcejeó con los efectivos y hasta intentó sacarle la pistola reglamentaria a una policía. "Los voy a matar y a esa loca, que tiene fecha de vencimiento", les dijo a los gritos.

No llegó a concretar su amenaza porque el personal policial pudo inmovilizarlo a tiempo. Fue detenido y trasladado a la Comisaría 32, donde permaneció encerrado tres días, por disposición del Juzgado de Instrucción 6, que lo procesó.

El violento episodio ocurrió durante la madrugada del 24 de febrero, fuera de la casa de la víctima, ubicada en las calles Teniente Ibáñez y Miguel Muñoz.

Según informaron fuentes judiciales, hace tiempo que la mujer era hostigada y amenazada por su ex pareja, tanto que ya lo había denunciado en 2015 por hechos de violencia física. Y el pasado 10 de noviembre la jueza de Familia Marissa Palacios había prohibido que el agresor se le acercara a menos de 500 metros.

Incluso, cuando el violento pasó por alto la orden judicial, la mujer tenía custodia policial en su vivienda, la que debió ser reforzada.

La había agredido y tenía prohibido acercarse, pero volvió a abordarla, quiso quitarle el arma a una policía y amenazó a su ex: "Esa loca tiene fecha de vencimiento".

Procesamiento

El hombre recuperó la libertad el sábado porque los delitos por los cuales fue procesado, tanto por desobedecer a una orden judicial como las amenazas que profirió o resistirse a la autoridad, son todos excarcelables. Sin embargo, el juez Santiago Márquez Gauna aclaró que fue procesado "bajo apercibimiento de revocar la libertad provisional". Esto quiere decir que, si el hombre vuelve a violar una orden judicial, como la prohibición de acercamiento, puede ir preso hasta el juicio, aun cuando no tenga antecedentes condenatorios.

"Es la única herramienta que tengo para privarlo de la libertad cuando el monto de la pena es tan bajo que el delito resulta excarcelable", explicó el funcionario judicial.

Ratificó, además, que el hombre no puede tener ningún tipo de contacto con la víctima y expresó que, en estos casos, cuando el imputado no puede ser procesado con prisión preventiva, la intención es que la causa "llegue rápido a juicio para obtener un resultado".

Márquez Gauna valoró los testimonios de la víctima y los policías que intervinieron. Además, acreditó la existencia de la medida cautelar dictada por la jueza de Familia y los antecedentes de violencia que signaron la relación. En la indagatoria, el imputado se abstuvo de declarar. Además, se indicó que se negó a ser examinado por un psicólogo, en tanto que la víctima recibió atención de forma inmediata.
Sobre la base de todas las pruebas, el imputado fue procesado por los delitos de "desobediencia a una orden judicial, amenazas y resistencia a la autoridad". Recuperó la libertad luego de la indagatoria y, ya procesado, seguirá sometido a la causa penal.

La víctima, por su parte, permanece con custodia policial las 24 horas para prevenir un nuevo intento de agresión.

Vivir con un policía como sombra

La historia de la maestra es un calvario con antecedentes en la ciudad, donde son muchos los casos de mujeres atacadas una y otra vez por sus parejas o ex maridos. En este caso, el violento pasó por alto la orden judicial y la mujer tenía custodia policial en su vivienda, la que debió ser reforzada. El comisario de la Unidad 32, Daniel Uribe, precisó que un policía la acompaña cada vez que tiene que salir, vaya donde vaya; mientras que el otro se queda al cuidado de su hogar y del círculo familiar de la mujer.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario