Dos vecinas enseñaron a filetear pescados en la playa de Las Grutas

Hoy, concurso de pelado de langostinos.

Las Grutas

Una exhibición de corte y fileteado de pescado brindaron ayer dos vecinas de San Antonio Oeste, expertas en el oficio.

La muestra se realizó en la plaza Luis Piedrabuena, en Las Grutas, donde el gobierno provincial instaló un aula-taller móvil en la que enseñan a cocinar con productos rionegrinos.

Te puede interesar...

Con sorprendente destreza, precisión y velocidad en el manejo del cuchillo, Hilda Ramón y Olga Reynoso desmenuzaron ejemplares de merluza ante la vista del público, mientras explicaban dónde se debía introducir la hoja y cómo deslizarla mientras se tira del cuerpo para obtener la lonja de carne lo más prolija posible. En pocos minutos procesaron dos cajones llenos de pescados.

Ambas llevan más de 30 años en la faena y se han desempeñado en las distintas plantas que funcionan en la localidad y en otras que pasaron a la historia.

Por la experiencia lograda se han erigido en referentes del sector y están a cargo de los cursos de capacitación que organiza el Gobierno junto con el Consejo Federal Pesquero.

Además, Reynoso preside la cooperativa Unión Marítima, integrada por los trabajadores de Marítima San José, una empresa desaparecida cuya planta expropió la Provincia y la cedió al personal.

Luego del corte, los filetes fueron al aula móvil, donde un equipo de alumnos del CET 32, dirigido por el chef Emanuel Rojas, los preparó en base a distintas recetas y los sirvió en bocaditos a los asistentes. El establecimiento educativo tiene orientación en Hotelería y Gastronomía, y Rojas es uno de sus docentes.

La presentación la organizó el Ministerio de Educación, con la presencia de su titular, Mónica Silva, junto con la cartera de Agricultura, Ganadería y Pesca, que estuvo representada por el subsecretario de Pesca, Jorge Bridi.

Hoy a las 11 se realizará un concurso de pelado de langostinos con la participación de trabajadores de plantas de la localidad. El crustáceo no habitaba el golfo San Matías, pero imprevistamente ingresó hace unos cinco años en grandes cantidades, lo que vigorizó una industria que decaía. El nuevo producto motivó que el personal se debiera capacitar para procesarlo.

Embed

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario