Salieron por el túnel al igual que Cipo y ella lucía un vestido corto, de color blanco y negro que dejaba ver un tatuaje en la pierna dedicado al Capataz. En sólo una semana organizaron todo, apenas recibieron el OK de la comisión directiva. La lista de invitados no superó las 50 personas, pero dejaron las puertas abiertas por si alguien quería ir a alentarlos.

María Laura de los Santos (de 34 años), más conocida como Loli, y Martín Márquez (35) se conocieron hace cinco años. Ella era la mejor amiga del primo de Martín, quien los presentó. Desde ese momento no se separaron y formaron una gran familia. Ella era madre soltera de 3 pequeños, y hace 18 meses llegó el primero de en común, Juan Martín.

“La fecha fue elegida por el cumpleaños de Tomás, mi hijo de 7, que fue el que más insistió en que nos casemos. Somos enfermos por Cipo y cuando pensamos casarnos en la cancha no creíamos que fuese posible”. dijo Loli. “Siempre vamos todos juntos a la popular. Amamos a nuestra ciudad y nos une la pasión por el Albinegro, y casarnos en su cancha es lo más lindo que nos pudo pasar”, dijo a LM Cipolletti.

Martín es empleado de Pollolín y Loli trabaja en un restaurante. Lo más engorroso fue pedir la autorización al club para utilizar el campo de juego para el civil. “El pedido emocionó a varios de la comisión y luego de un mes nos autorizaron. Fue recién la semana pasada”, indicó.

La ceremonia comenzó con ellos saliendo por el túnel al centro de la cancha al igual que Cipo los domingos. “Yo con vestido blanco y negro, y zapatillas decoradas con el escudo del club. Él de jeans y camisa, pero por debajo tenía la camiseta autografiada por el plantel”, comentó Loli. Cuando terminó el civil se hicieron las fotos y fueron caminando hasta el restaurante donde ella trabaja para festejar.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario