El clima en Cipolletti

icon
15° Temp
31% Hum
LMCipolletti

Doce ancianos sobrevivían en un geriátrico ilegal

La Policía y la Justicia allanaron y clausuraron una residencia donde se constataron pésimas condiciones de higiene y habitabilidad.

Los adultos mayores estaban en casi situación de abandono. El lugar no tenía permiso para funcionar ni de la comuna ni de Salud.
 
Ni los recios policías cipoleños, acostumbrados a lidiar con situaciones muy difíciles, dejaron de conmoverse e indignarse con lo que se encontraron y no lo podían creer. En medio de un hedor espantoso, 12 ancianos subsistían a duras penas, algunos en estado de somnolencia y palidez espectral, en una lóbrega residencia ilegal para adultos mayores, ubicada en Vélez Sarsfield al 2.400, en una zona de chacras cerca de Puente 83.
“El olor, el olor es terrible”, manifestó un agente y luego lo confirmaron varios de los que tuvieron que acercarse a este auténtico hogar del horror. Las condiciones en que los residentes vivían en el lugar eran deplorables, infrahumanas, absolutamente inaceptables para cualquier persona.
La posibilidad de que se haya incurrido en un delito grave sobrevoló las mentes de quienes presenciaron el lamentable espectáculo. El presunto hallazgo de facturaciones por hasta 2.800 pesos por mes y otras por 100 pesos por día probaría el negocio que se hacía sobre la base del sufrimiento de gente muy entrada en años. Por lo pronto, tras el allanamiento y operativo policial de ayer, se decidió   clausurar las instalaciones e iniciar una causa.
 
Aviso estremecedor
Los uniformados llegaron tras recibir la denuncia de una empleada. De inmediato, se montó un completo procedimiento del que participaron funcionarios de Acción Social y del área de Comercio de la comuna, del hospital local y de la Justicia.
La alarma se dio al mediodía. Efectivos de la Unidad Cuarta, encabezados por el comisario Gustavo Paillalef, se hicieron presentes para constatar la presunción del ilícito. Se encontraron con 12 ancianos (nueve hombres y tres mujeres) que prácticamente estaban en estado de indefensión, sobre todo los varones. Descuidados, ninguno de los habitantes había recibido alimento desde el día anterior.
El ambiente interior del edificio era bastane tétrico y despedía un olor que casi hizo descomponer a los uniformados. La cocina estaba inundada de agua y el aspecto en general de las distintas habitaciones dejaba que desear. Al parecer, ni siquiera había una provisión adecuada de frazadas y mantas para soportar el frío de la noche. La Justicia calificó las condiciones de "pésimas".
Uno de los ancianos yacía durmiendo pero en una condición tal que parecía no respirar. Su cuerpo emanaba un hedor que resultaba indecible y que así ponía en evidencia el abandono higiénico en que se mantenía a la persona.
Pronto se hicieron presentes representantes de la comuna encabezados por Norma Lemos, directora de Promoción Comunitaria, y luego se sumaron también dos empleados del área de Comercio. Por la Justicia se apersonó la fiscal Rita Lucía, quien supervisó la labor policial y comprobó la situación en que se hallaban los ancianos.
 
Infección
También arribaron dos ambulancias del hospital, cuyos auxiliares subieron en sendas camillas a dos de los abuelos varones que presentaban peor aspecto y a otro más en una silla de rueda, para proceder a su inmediato traslado al nosocomio. Uno de los viejos padecía de una importante infección en sus manos.
El destino del resto de los ancianos se iba a definir vía comunicación con sus familiares. Si alguno de ellos se mostraba muy enfermo, también iba a ser transportado ayer al centro de salud. En el interior del recinto, la encargada del establecimiento, cuyo nombre se mantiene en reserva, intentaba dar explicaciones sobre el caso. Ahora tendrá que responder ante la Justicia.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario