El clima en Cipolletti

icon
19° Temp
37% Hum
LMCipolletti Castillo

Detuvieron a Castillo por el robo millonario en la planta de Pollolín

La Corte Suprema de Justicia confirmó la condena contra Pablo Castillo. La Policía allanó su casa esta mañana y quedó detenido. Irá a parar a la cárcel para cumplir una pena de 11 años.

Este viernes por la mañana personal de la Brigada de Investigaciones de Cipolletti concretó un allanamiento en una vivienda de la calle Escalabrini Ortíz y detuvo a Pablo Castillo, conocido en el ambiente como "el Gordo". El hombre ya había sido condenado por un robo millonario en la planta procesadora de Pollolín ocurrido en 2017, pero desde entonces gozaba de su libertad porque había apelado la sentencia hasta las últimas instancias de la Corte Suprema de Justicia.

Sin embargo, el máximo órgano judicial ratificó en las últimas horas la condena que pesaba sobre él, de 11 años de prisión efectiva, y se ordenó entonces su inmediata detención.

Te puede interesar...

Según informaron fuentes policiales, este viernes llegó la resolución de la Corte que denegaba el reclamo que había presentado el condenado, motivo por el cual se libró una orden de allanamiento que se concretó esta mañana.

"Su bien la peleó hasta lo último, esperaba la resolución. Ya sabía que estaba perdido", dijo un investigador policial consultado. Es que el condenado había sido señalado en una rueda de reconocimiento. "Lo delató su obesidad", se indicó.

El Gordo Castillo 02.jpeg

Se supo, además, que al momento del hecho había ingresado encapuchado. Pero cuando se puso agresivo con las víctimas, se descubrió la cara; sumado a otros elementos que se secuestraron en su vivienda, durante un allanamiento posterior, y que fueron de interés para la causa.

De forma provisoria, el condenado quedará alojado en una unidad policial de esta ciudad por 14 días, en atención al protocolo Covid-19 que se sigue en estos casos. Descartada la posibilidad de contagio, ingresará a un penal para cumplir con la pena impuesta y ratificada por la Corte Suprema.

El Gordo Castillo 01.jpeg

Antecedentes del robo

El robo ocurrido a la procesadora de Pollolín, en 2017, fue protagonizado por una banda de delincuentes. Sin embargo, Castillo fue el único reconocido y acusado que llegó a juicio. En su momento, se lo condenó por un delito que calificó como robo agravado por el uso de arma de fuego cometido en poblado y en banda, en concurso ideal con la portación ilegal de un arma de fuego.

De acuerdo a la teoría del caso, el 28 de agosto de 2017 y previo acuerdo y distribución de tareas, Pablo Castillo ingresó a la planta procesadora de Pollolín, portando un arma de fuego sin la debida autorización legal. Junto a dos hombres que no fueron identificados, fue hasta el comedor donde se realizaba el pago de premios a empleados de la firma y efectuó un disparo intimidatorio, amenazando a los trabajadores para que se quedaran callados.

El condenado también golpeó un trabajador en la cabeza con la culata del arma, mientras sus consortes obligaban a algunos a tirarse al suelo y ejercieron violencia sobre otros.

Así, se apoderaron de casi un millón de pesos y escaparon en un Volkswagen color rojo.

Pollolin

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario