El clima en Cipolletti

icon
Temp
33% Hum
LMCipolletti golpiza

Denunció golpiza e intento de abuso sexual en una Comisaría

El denunciante tiene 26 años y denunció una golpiza con intento de abuso sexual en la Comisaría 1° de Viedma.

Mario Corsino tiene 26 años y denunció una golpiza con intento de abuso sexual en la Comisaría 1° de Viedma, el pasado sábado 30/7 a la madrugada.

Según relató, al salir a la calle con la intención de volver a su casa porque había un ambiente enrarecido, vio que había operativos de la Policía de Río Negro y del área de Tránsito de la Municipalidad. Por ese motivo, fue hasta su auto a buscar su abrigo con la idea de pagar un taxi.

Te puede interesar...

En diálogo con VDM Noticias, el joven desmintió la versión policial que dio a conocer un medio local ese fin de semana, y detalló cómo fueron los momentos que vivió desde que salió del boliche ubicado en avenida Villarino al 100 (costanera) hasta que se despertó adentro de la dependencia policial.

En ese marco, y según reconstruyó, la Policía le quiso hacer un test de alcoholemia al que él se negó porque «no había acelerado el auto». «Le dije que era ilegal lo que estaba haciendo. Me bajé del auto y me voy. El oficial me dice tomátela y después me dice te lo advertí. Ahí me agarran, me esposan y me llevan hacia La Balsa donde me golpean la cabeza contra el vidrio» contó para agregar que en ese momento salió un sereno y «les pide que dejen de golpear porque me iban a romper la cabeza y el vidrio».

«Entonces, me suben a un patrullero, me pegan piñas en la panza, me ahorcan y me dejan inconsciente. Me despierto en la comisaría donde me cagan a patadas, me llevan al pasillo y me siguen pegando. Me pisaban la cabeza, me doblaban la oreja, me pegaron patadas por todos lado, tengo marcas en todo el cuerpo», relató.

Según la descripción del joven, las vejaciones ocurrieron en un pasillo y, en un momento que estaba medio inconsciente por los golpes, tuvo tuvo a 4 efectivos sosteniéndolo de brazos y piernas y vio que «había un quinto policía que estaba como bajándose los pantalones… Me querían abusar».

«Hice mucho forcejeo, pegaba patadas. Tengo las marcas de las esposas porque me quería zafar. Yo pedía ayuda y ellos se reían», añadió.

En ese momento en el que pensó que «no la iba a contar», se abrió la puerta del pasillo y alcanzó a ver que una de sus hermanas estaba reclamando por él en la Comisaría.

«Una persona que me conoce le avisó a mi mamá que se querían llevar el auto. Mi mamá fue hasta el lugar y ahí se enteró que me habían llevado a la Comisaría. Entonces le avisó a mi hermana que se levantó de madrugada y fue como estaba a buscarme. Si no aparecía mi hermana, yo no la contaba…», expresó todavía conmocionado por lo que vivió.

«En ningún momento armé disturbios, nunca me resistí. Se abusaron totalmente desde que me agarraron y me llevaron. Nunca peleé con nadie, siempre fui un pibe tranquilo», agregó.

Ese mismo sábado, el joven fue al hospital Artémides Zatti para certificar las lesiones y presentó una denuncia penal ante la Fiscalía a cargo del fiscal Guillermo González Sacco.

Por este hecho se expresó la Asociación de Familiares y Víctimas de Terrorismo de Estado para exigir una investigación exhaustiva del personal de la Comisaría 1° donde además, hace 15 días atrás, se habría suicidado un detenido

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario