El clima en Cipolletti

icon
18° Temp
41% Hum

Denuncian que una menor era obligada a prostituirse

El calvario empezó a los 13. Piden que la Justicia cipoleña investigue.

Gustavo Arroyo

arroyog@lmneuquen.com.ar

Te puede interesar...

Tiene 15 años según su documento pero por experiencias vividas seguramente se la puede considerar una mujer adulta. Atravesó tres cámaras Gesell por los caprichos de la Justicia para que confirme una situación muy delicada: los abusos de su propia hermana. Ahora quiere terminar con el asedio judicial y más allá de lo que piensan otras personas, busca vivir junto a su madre, Laura, y terminar sus estudios.

“Iba ella (su hermana) y una amiga pero las dos grandes no trabajaban”, confiesa A a LM Cipolletti, refiriéndose a salidas a la ruta, en las que era obligada a prostituirse junto a otra menor. La macabra historia de esta adolescente empezó a los 13 y se extendió durante dos años; recién se quebró en enero, cuando decidió escapar de la casa de la hermana y refugiarse en lo de su mamá. Todo este proceso no fue fácil y la menor vivió muy asustada porque la hermana intentó que volviera a vivir con ella.

Mientras tanto, Laura recurrió al psicólogo Claudio Marín, quien actualmente atiende a la adolescente. “Lo que hacemos entonces es pedir asistencia urgente. Yo llamo a fiscalía porque me parecía terrible lo que estaba pasando y me dicen que se haga una exposición policial para dar fe de que la menor estaba con la madre y al otro día, que nos presentemos en el Juzgado de Familia para dar detalles del asunto porque, obviamente, había un pedido de restricción (contra la madre)”, explicó Marín.

Finalmente, A pudo quedarse con su mamá y empezó el calvario de presentarse una vez más ante los funcionarios judiciales. Esta instancia se transformó en una segunda cámara Gesell: decidida a terminar con las mentiras de una primera entrevista, donde había manifestado que fue violada por su padre, la adolescente le pidió perdón al juez y precisó las causas del engaño.

“Con todas las partes, fiscal, querellante, el defensor, defensora de menores, juez y yo, con todas esas personas se hace una cámara Gesell, donde ella confiesa todo”. Claudio Marín. Psicólogo personal de la adolescente

“Me hicieron abandonar la escuela y en un papel, me hacía (mi hermana) escribir la misma historia de la violación, todos los días, para que cuente eso ante el juez”. Adolescente prostituida. (15 años)

La adolescente fue obligada a prostituirse a los 13 años. Cuando se negaba a salir, era castigada duramente.

La pregunta: “¿Por qué la castigaron tanto?”

De manera sorpresiva, a finales de febrero, la parte acusadora requirió otra cámara Gesell y A, la víctima, se vio conminada a repetir su triste historia y agregó detalles truculentos, como un objeto que le introdujo su hermana en las partes íntimas para simular una violación.

A esta altura, el psicólogo Claudio Marín, quien no pudo participar de la última declaración de la menor, se vio indignado por la manipulación judicial y junto a la madre decidieron avanzar con una denuncia no sólo por los abusos de la hermana contra A, sino también por prostitución y corrupción de menores. La presentación se llevó a cabo en las oficinas del Ministerio Público Fiscal de Cipolletti en marzo y todavía no hay novedades.

Por otra parte, la madre de la adolescente y Marín hicieron una presentación en el Consejo de la Magistratura provincial para que se investigue la actuación de la jueza de familia Marissa Palacios y de la defensora de menores Débora Fidel.

Mientras tanto, A pudo retomar el primer año del secundario y trata de salir de sus ataques de pánico. Cuando iba a la ruta, su gran temor era ser raptada y no volver nunca más. Es fuerte pero sufre y así lo reflejan sus tres intentos de suicidio. Un poco tarde, no hace mucho, una funcionaria le preguntó a Marín: “¿Por qué la castigaron tanto?”.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario