Confirman juicio a violador por otro abuso a una hija

Para la fiscalía, hay pruebas suficientes. Ya tiene antecedentes.

El presidiario que cumple una condena unificada de 11 años de cárcel por los abusos cometidos contra una de sus hijas y una hijastra deberá enfrentar otro juicio por una violación. La víctima fue su hija menor y aunque la denuncia fue retirada, la fiscalía cipoleña consideró que hay pruebas suficientes para sentarlo en el banquillo de los acusados.

La novedad se conoció ayer en la audiencia de control de acusación, donde la fiscalía, representada por Eugenia Vallejos y Santiago Márquez Gauna, brindó un detalle de las pruebas que incriminan al violador. También, en representación de la Defensoría de Menores, Débora Fidel destacó lo sufrido por la menor cuando tenía sólo 12 años.

La acusación en contra del hombre de 43 años es por el delito de abuso sexual agravado por el vínculo, y justamente se encuentra cumpliendo una condena por ese delito desde el 2007. Sin embargo, durante el beneficio de las salidas transitorias habría abusado de su hija menor. Tras una denuncia, se inició una investigación que se demoró más de un año. Recién se reactivó cuando varias organizaciones sociales alertaron de que el presidiario se encontraba cerca de lograr la libertad condicional. Hubo un rápido despliegue de los funcionarios integrantes del Ministerio Público y un ex juzgado de Instrucción, y el violador fue procesado. Transcurrieron algunas semanas y la causa registró un importante vuelco, a principios de año, cuando la víctima reveló en cámara Gesell que mintió y que lo hizo obligada por su hermana mayor.

Desde la fiscalía, se recordó esa circunstancia: “Posteriormente, y coincidiendo con un cambio de residencia y del núcleo familiar de convivencia de la joven, la víctima manifestó que había mentido en su primer declaración y adujo que las situaciones de abuso sexual habían sido otras y que no fueron perpetradas por el acusado en esta investigación”. En Tribunales presumen que fue presionada por su entorno para cambiar su testimonio, por lo que les resultó más creíble el primero.

“Este Ministerio Público no llevó adelante una acusación caprichosa, sino que la misma se basó en prueba objetiva recabada durante todo el proceso”, remarcó Vallejos.

El juicio oral en contra del hombre, que está cumpliendo una condena por la violación de dos menores, se hará en un plazo de dos meses.

Otra causa por presunta corrupción de menores

Ayer, la defensa particular del presidiario volvió a remarcar ante el juez Pablo Repetto que no había pruebas concretas en contra de su representado y que la víctima se había retractado de su denuncia.

Por su parte, la fiscalía valoró la primera declaración de la menor, que hoy tiene 15 años, y enumeró, entre las evidencias incriminatorias, “informes psicológicos, informes socioambientales, las declaraciones de la víctima y certificaciones de informes médicos”.

De esta forma, el juicio oral se llevaría a cabo a mediados de diciembre y determinará si el violador sigue tras las rejas.

Aparte de la causa penal por abuso sexual en contra del padre, todavía es un misterio lo que sucederá con otra presentación realizada en el Ministerio Público Fiscal de Cipolletti y que apunta a la hermana mayor de la adolescente. En este caso, según fuentes judiciales, se investigan los delitos de prostitución y corrupción de menores. La menor habría asegurado que su hermana la obligó a prostituirse.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario