Con el aumento, llenar un tanque de 50 litros cuesta más de 1800 pesos

Es con el nuevo incremento de combustibles, del 2,8% en promedio, que aplicaron YPF y Shell.

YPF y Shell aumentaron sus combustibles un 2,8 por ciento en promedio. Con esta nueva suba, llenar un tanque de 50 litros de un auto que utiliza nafta premium trepó a los 1835 pesos.

Desde la madrugada de ayer, las estaciones de servicio de bandera nacional actualizaron los valores con los flamantes precios y los clientes mostraron una vez más su enojo, aunque cargaron igual.

Te puede interesar...

El precio de la nafta súper pasó de $31,12 el litro a $31,99, mientras que el de Infinia subió de $35,70 a $36,70.

En tanto, el diésel trepó de $34,99 a $36, 58 el litro y el Infinia Diésel de $40,99 a $42,85.

Luis, uno de los playeros de la estación de servicio ubicada en San Martín y Jujuy, comentó que los clientes ya están acostumbrados a los incrementos, aunque no pierden la oportunidad de compartir su bronca. “Se enojan, pero cargan igual”, agregó.

“La verdad es que estamos cansados de que siga aumentando la nafta en esta provincia que es productora de petróleo. La plata no alcanza”, comentó Juan Ignacio, un vecino del barrio Belgrano.

Menos premium

Además, los playeros coincidieron en que buena parte de los clientes que cargaba naftas premium ahora opta por usar súper.

Un reciente informe realizado por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (CECHA) daba cuenta de esos cambios. La entidad que representa a los empresarios del sector de las estaciones de servicio del país aseguró que no sólo cayó la demanda de combustibles, sino que también hubo una fuerte retracción de la venta de productos premium. Según destacó el de CECHA el año pasado se registraron 14 aumentos de precios y dos bajas, que acumularon un incremento del 69,88% en promedio, cifra que se ubicó muy por encima de la inflación.

Las versiones de combustibles premium venían liderando los incrementos en la demanda durante 2017 y el primer trimestre del 2018 inclusive. Sin embargo, la suba de precios y el deterioro de la economía de bolsillo de los consumidores produjeron un masivo traslado hacia los combustibles más baratos. Así es como en los últimos meses del año pasado las ventas de combustibles premium registraron retracciones mayores al 25% en promedio. También se mantiene la tendencia a no llenar el tanque para no tener que hacer un desembolso tan grande de una sola vez.

“La gente viene y pregunta cuánto sale la nafta antes de cargar. Se ve que piensan que aún no llegamos a cambiar los carteles con tantos aumentos”, comentó José, otro playero.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario