Comerciante narco logró reducir su condena con un curso

El dueño de conocidas zapaterías en la región, Fernando Fidalgo, busca achicar la pena que está cumpliendo desde el 2017 en la cárcel federal de Roca.

El comerciante cipoleño Fernando Fidalgo logró una reducción de la pena que está cumpliendo por el delito de narcotráfico. El hombre, que había sido detenido en el 2010, permanece alojado en la Unidad Penal 5 de General Roca desde hace poco más de un año y, con el fin de reducir su condena, empezó a realizar distintas capacitaciones. En la semana que pasó, el Tribunal Oral Federal roquense (TOF) le otorgó una reducción de cuatro meses por la aprobación de “cursos de seguridad e higiene en la elaboración de productos lácteos y cárnicos”.

Fidalgo cumple una condena de 4 años y medio de cárcel efectiva por tener una plantación de marihuana en su chacra de la zona de María Elvira. En el lugar, la Brigada de Investigaciones de Cipolletti encontró 146 plantas con una altura que llegaba a los tres metros en algunos casos, además de comprobar la existencia de un laboratorio donde se secaba y fraccionaba la cannabis sativa.

Te puede interesar...

La labor investigativa no se circunscribió sólo al establecimiento rural sino también a las zapaterías que administraba Fidalgo en Cipolletti, aunque con resultado negativo.

El cipoleño pudo evitar ir a la cárcel en un primer momento por distintos recursos impulsados por su abogado defensor. Sin embargo, en el 2017 se ordenó su detención tras quedar firme la sentencia del TOF. Luego, se pronunció en contra de una posible excarcelación.

Cannabis rodeada por maíz y berenjenas

La tarea de seguimiento de Fernando Fidalgo fue realizada por la Brigada de Investigaciones, que pudo comprobar las sospechas de operaciones de narcotráfico cuando allanaron el predio. Además del hallazgo de las plantas, detectaron el sitio donde se hacían los plantines, rodeado por plantaciones de maíz, acelga, lechuga, berenjena y tomate. De esta forma, indicaron fuentes policiales, el dueño de la plantación la protegía de las miradas indiscretas.

A pesar de que Fidalgo se quejó de supuestas nulidades, el TOF fue contundente y en su fallo concluyó que “el hecho de que el morador no autorice el allanamiento nocturno no impide realizarlo igualmente si concurre alguna de las restantes causales de justificación de la diligencia”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario