Cipolletti tuvo revancha

En La Visera, se lo dio vuelta a Madryn en la agonía del partido.

Pronta revancha encontró Cipolletti en el Federal A superando a Deportivo Madryn como local, por la 7ª fecha, sobre el final de un partido plagado de nervios y cuesta arriba en el resultado, y con la tabla de posiciones transitoria en la cabeza de los jugadores albinegros.

El 2 a 1 conquistado en los últimos 10 minutos revirtió las sensaciones de Mar del Plata ante Alvarado, con respuestas efectivas desde el banco de suplentes. Todo al revés de lo sucedido hace solamente cuatro días.

La visita salió a buscarlo en el primer tiempo. Urgido por su presente, no tenía margen, plagó de hombres la mitad de la cancha y dejó sólo tres en el fondo.

2 debutantes en la red. Velázquez y Morán se estrenaron en la red con la camiseta de Cipolletti.

En un mal pase de Nelson Seguel desde el fondo salió la réplica de los chubutenses, que movieron rápido la pelota hacia la izquierda, Matías Billordo le ganó a Gastón Valente y sacó el remate cruzado que superó la estirada de Matías Alasia, cuando iban 14 minutos.

El impacto afectó al dueño de casa, que no encontró claridad. Las mejores situaciones se le habían presentado con el marcador en blanco, pero Gustavo Del Prete no le acertó al arco tras un lindo caño dentro del área y, en una contra, el propio Seguel se quedó sin espacio para superar la salida del arquero Pablo Lencina que le ahogó el grito de gol.

Cambió el dibujo

Para el complemento, Henry Homann modificó el esquema. El ingreso de Matías Sosa por Maxi Carrasco le trajo la figura del enlace que fue importante en el comienzo para volver a ser incisivo contra el arco del rival.

Pero los minutos se consumían, el partido se moría y los ataques se convertían en frustración.

Jesús Molina reemplazó a Valente y Jonathan Morán a Del Prete apenas Mauricio Mancilla acusó desgarro en la visita, que ya no tenía cupo para las variantes.

El empate cayó a los 37, en una segunda jugada de pelota detenida que capitalizó el central Federico Velásquez con un remate poco ortodoxo y efectivo.

El empuje final, las ganas y el aliento unificado desde las tribunas le dieron fuerzas a Jorge Piñero Da Silva a los 47 para bajarle la pelota a Morán cuando, entrando por la izquierda, definió de primera y superó al 1 para el delirio final de todos los presentes y de un plantel que ahora se va a la fecha libre con otra tranquilidad.

Las dos barras, juntas y en paz en la misma tribuna

La Visera de Cemento presentó ayer una escenografía inusual luego de los incidentes y la suspensión del partido frente a Villa Mitre. Por un lado, la tribuna de atrás de uno de los arcos, la del pasaje Kleppe, estuvo inhabilitada y por ende sin público.

Esta decisión del club generó una situación fuera de lo común desde hace años: La 69, que habitualmente ocupa el sector que ayer lució despoblado, tuvo que mudarse a la tribuna lateral, por lo que compartió espacio con la antágonica Barra del Tigre, que siempre para allí.

La convivencia fue en paz pues antes hubo un pacto de no agresión entre los referentes de ambas barras para no seguir perjudicando a la entidad albinegra (anoche se vendieron muy pocas entradas).

Al principio, las dos bandas estaban separadas, pero luego se acercaron y entonaron las mismas canciones, algo extraño en el templo albinegro.

Cabe recordar que se aplicó el derecho de admisión para al menos 10 hinchas, miembros de La 69, quienes fueron detenidos durante los incidentes con la Policía en el partido ante los bahienses.

Ferro le ganó al Rojo y se mantuvo como puntero

Independiente de Neuquén hacía negocio en Pico hasta los 11 minutos del segundo tiempo. Era un partido parejo y sin peligros en las áreas. Pero Ferro, el único líder de la zona sur, abrió el marcador y en lo que quedaba del tiempo se dedicó a justificar la victoria frente a un equipo que no tuvo reacción.

Los pampeanos confirmaron así su liderazgo en la zona patagónica. Por su parte, el neuquino Gonzalo Lucero abrió la cuenta en la victoria de Alvarado, que se impuso por 2 a 0 sobre Sansinena en Cerri y marcha segundo.

En Lincoln, mientras tanto, Rivadavia le empató a Villa Mitre en tiempo de descuento .

Además del veto a una decena de hinchas y la advertencia de que la lista se ampliará ante nuevos incidentes, hubo más del doble de policías de lo normal: 90 cuando generalmente son 40 los uniformados que custodian los partidos de Cipolletti.

El cacheo se realizó por O’Higgins, pero no en la puerta del estadio sino en la esquina de Mengelle. Por suerte, hubo paz.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario