El clima en Cipolletti

icon
Temp
100% Hum
LMCipolletti salud bucal

La buena salud bucal también incluye las encías: cómo cuidarlas

No solo es importante cuidar los dientes, sino también las encías y la lengua para prevenir enfermedades bucales. Consejos para una higiene adecuada.

La salud bucal no solo implica el cuidado de los dientes, también involucra el cuidado de las encías, la lengua y las mucosas bucales.

Las enfermedades de las encías, enfermedades gingivoperiodontales, representan un problema de salud que afecta a un número muy importante de la población. La gingivitis es la inflamación de las encías y su signo más importante es el sangrado. Las encías sanas son de color rosa claro, no están inflamadas y no sangran al cepillado ni espontáneamente.

Te puede interesar...

Si la gingivitis no es tratada por el odontólogo puede evolucionar a una periodontitis. La periodontitis además de la inflamación de las encías afecta los tejidos de sostén de los dientes, pudiendo ocasionar retracción de la encía, movilidad dental y puede llevar a la pérdida de la pieza dentaria.

La causa de las enfermedades periodontales es la acumulación de bacterias sobre la superficie de los dientes, que forman una película denominada placa bacteriana, se detalló desde el ministerio de Salud de Río Negro en el marco del “Día Mundial de la Salud de las Encías”, el pasado 12 de mayo.

"Para eliminar la placa bacteriana debemos realizar el barrido mecánico de las misma por medio de un cepillo dental de cerdas suaves después de cada comida y el uso de un elemento interdentario una vez al día, debido a que el cepillo no llega a los espacios entre los dientes. De acuerdo al tamaño de los espacios entre las piezas dentarias se puede utilizar hilo dental, palillos o cepillos interdentarios", precisaron los especialistas.

Una buena higiene bucal

"Si realizamos una adecuada higiene bucal y eliminamos la placa bacteriana diariamente, las enfermedades de las encías pueden ser prevenidas", indicaron los profesionales.

encias salud bucal.jpg
Las encías sanas son de color rosa claro, no están inflamadas y no sangran.

Las encías sanas son de color rosa claro, no están inflamadas y no sangran.

"Si tiene algunos de estos síntomas, como cambio de color, sangrado o retracción de las encías, movilidad, cambio de posición o separación de los dientes y mal aliento, puede que sus encías no estén en salud y debe concurrir al odontólogo", se apuntó.

Salud bucodental

La salud bucodental comprende la capacidad de morder, masticar, sonreír, hablar, comunicar y transmitir emociones a través de las expresiones faciales. Cualquier problema que afecte la salud de la boca repercute en el bienestar psicosocial de la persona.

Para tener una buena salud bucodental es muy importante seguir hábitos de higiene desde temprana edad y realizar visitas odontológicas con regularidad de acuerdo a cada etapa de la vida, detalló el Ministerio de Salud de Nación.

"La boca refleja el estado de salud general de una persona y puede dar cuenta de deficiencias nutricionales o síntomas de otros problemas de salud (trastornos alimenticios, malnutrición, consumo de sustancias que afectan la salud general y de la boca)". Además, "existe un vínculo estrecho entre la salud bucodental y las enfermedades no transmisibles (ENTs). Las enfermedades bucodentales son un factor de riesgo para desarrollar ENTs como diabetes, enfermedades cardíacas, respiratorias y algunos cánceres".

La salud bucal de los nenes es uno de los pilares de la iniciativa solidaria.
Se deben realizar consultas odontológicas en forma periódica.

Se deben realizar consultas odontológicas en forma periódica.

Para tener una boca sana es importante realizar una correcta higiene, llevar una alimentación y hábitos saludables y realizar una consulta odontológica dos veces por año.

Dos minutos, un buen cepillado

Cepillarse los dientes durante dos minutos, al menos dos veces al día, usando cepillo y pasta dental con flúor e hilo dental, al menos una vez al día después del cepillado. Cambiar el cepillo dental cada 3 meses.

Ante los siguientes síntomas o signos de alerta se debe realizar una consulta odontológica: dolor al consumir bebidas o comidas frías o calientes, sangrado de las encías, movilidad, cambio de color o posición de las piezas dentarias.

Es importante revisar la lengua, la cara interna de las mejillas, el paladar y el piso de la boca. Si hay lesiones que perduran largo tiempo o que no cicatrizan (mancha, un aumento de tamaño, dificultad de mover la lengua, una úlcera, sensación de hormigueo, adormecimiento y ardor) se debe consultar de inmediato a un especialista.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario