Cayó en el súper con dos costillares en un cochecito

El audaz mechero cipoleño utilizó a su pequeño hijo para disimular unos 20 kilos de carne.

Los mecheros cipoleños son una verdadera pesadilla para los comerciantes del centro y cada tanto, con mucha impunidad, exhiben novedosas maniobras delictivas. Uno de los hechos destacados de las últimas horas fue el robo protagonizado por un hombre de 37 años, que utilizó a su pequeño hijo para hacer el intento de llevarse a su casa dos costillares de vaca del supermercado Vea. La carne iba disimulada en la parte inferior de un changuito y el hurto se vio frustrado por el buen ojo del personal de seguridad.

En tanto, en un incidente ocurrido en una casa de cosméticos, una pareja se había apropiado de costosos productos. Un testigo observó a los sospechosos, avisó a la Policía y fueron atrapados.

Te puede interesar...

Los robos descritos se sucedieron en el lapso de una hora, a escasas cuadras de distancia. De acuerdo con fuentes policiales, el primer hecho tuvo lugar el martes, a las 19:30, en el supermercado ubicado en calle 9 de Julio. Con gran audacia, un hombre ingresó al sitio con su hijo pequeño en un changuito y realizaron la compra de mercadería. En esas circunstancias, hicieron un alto en la carnicería y el hombre pidió dos costillares de vaca, de diez kilos cada uno. Se desconoce cómo pero el cliente se las arregló para acomodar los cortes de carne debajo de su hijo, en la parte inferior del cochecito. Sin mayores inconvenientes, pagó en la caja el resto de la mercadería y cuando por lo bajo se imaginaba los costillares en la parrilla, custodios del supermercado lo interceptaron y le pidieron que mostrara lo que llevaba en el cochecito. Finalmente, se le dio intervención a efectivos de la Comisaría Cuarta, que detuvieron al hombre mientras su hijo se quedaba al cuidado de un familiar.

El gerente del comercio se encargó de hacer la denuncia y el delincuente permanecía preso ayer a la espera de la formulación de cargos. Luego, posiblemente, se iba a disponer su liberación.

El otro robo llevado adelante por mecheros se desarrolló alrededor de las 20 del martes, en un local situado en Yrigoyen y Sarmiento. En el lugar, una pareja consiguió introducir en un bolso varios cosméticos. Sin embargo, no fueron lejos gracias al aviso de un vecino, que vio a los sospechosos y alertó a los agentes de la Cuarta.

Ladrones audaces sin descanso

En el presente año, el accionar de los mecheros generó una gran preocupación en los comerciantes y motivó distintas medidas de seguridad. De igual modo, los ladrones van modificando sus modus operandi y logran apropiarse de valiosa mercadería. Fue el caso del martes, en la casa de cosméticos, y que terminó de manera positiva gracias al ágil despliegue de los efectivos que dependen del comisario Daniel Uribe.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario