El clima en Cipolletti

icon
26° Temp
9% Hum
LMCipolletti

Campo Grande junto a sus excombatientes

Los excombatientes Horacio Cerda y Luis Vallejo recorrieron las escuelas secundarias de los cuatro pueblos del municipio dando testimonio de su experiencia a partir de las preguntas de los estudiantes.

Cipolletti.- Se realizaron actividades y el acto por los 30 años del desembarco argentino en las Islas Malvinas el viernes 30 de marzo. Fue un día de diálogo en que la historia de los protagonistas de los hechos le dieron cruda vida a la Historia de la guerra. Los excombatientes Horacio Cerda y Luis Vallejo recorrieron las escuelas secundarias de los cuatro pueblos del municipio dando testimonio de su experiencia a partir de las preguntas de los estudiantes.

Por la noche se realizó el acto protocolar en el CEM 125 donde el presidente del Concejo Municipal, Pedro Dantas, les entregó sendas plaquetas en reconocimiento al servicio prestado a la Patria. “De un tiempo a esta parte sentimos que nos respetan, sobretodo los jóvenes que quieren saber” contestó Horacio a la pregunta de un estudiante. El relato se construyó con emoción, con crudeza y quedó una sensación de agradecimiento mutuo a la entrega de los excombatientes y al interés demostrado por los alumnos. Los chicos quisieron saber si en la guerra perdieron amigos. La guerra “no es un juego, yo era un conscripto de 18 años, y sí, amigos míos murieron ahí” señaló Horacio y relató cómo dos de ellos perdieron la vida a su lado y “yo ni un rasguño, tuve un Dios aparte, no era mi momento de morir”. Sobre si tenían esperanza de salir de allí con vida, Luis les dijo que “siempre” tuvo fe. Las noticias que ellos recibían en el terreno era que estaban ganando pero su pelea diaria tenía tres oponentes: “el hambre, el frío y el enemigo”. Un enemigo que era superior “en tecnología, con experiencia de guerra y armamento nuevo” al contrario del armamento argentino “viejo y sin uso”. Recién cuando fue la rendición “apareció armamento que no era superior pero al menos nuevo, estaba en la isla pero no se distribuyó desde el principio”. Fue uno de los “tantos errores de la guerra”. La actitud corporal de los adolescentes, su silencio, su comportamiento, denotaban el interés.

Quisieron saber qué comían. “Viandas al principio” dijeron y en el caso de Horacio llegó a robar ovejas con otros compañeros para comer. Se interesaron por cómo dormían. “En pozos de zorro, hechos en la tierra, mojados porque se llenaban de agua” contestaron. A pesar del frío y la falta de alimento no se enfermaron porque “nos ponían una vacuna en la espalda durante el servicio militar”. De la cotidianeidad de la guerra se pasó a preguntas más sutiles. Qué harían si ven a un enemigo hoy, preguntaron. “Nada, peleamos contra una Nación, no contra una persona”. Acerca si creen que fue justo que los enviaran a la guerra tan jóvenes Horacio dijo “que cumplimos nuestro deber, lo hicimos con orgullo, no había opción sino eras un desertor”. Luis tenía 20 años y era suboficial del ejército cuando fue a Malvinas. Defendería “la bandera con el mismo orgullo” dijo pero destacó que “la guerra deja dolor y muerte, imágenes de horror que te persiguen cada día”. Coincidió en que el actual gobierno nacional “está siguiendo la senda correcta, recuperarlas por la vía diplomática”.

Al término de las charlas, los estudiantes se acercaban a saludarlos, a tocar sus medallas y besarlos. Muy al contrario de ese regreso “escondidos, como si hubiésemos hecho algo malo, me quedé solo porque nadie quería hablar de la guerra” les había contado Horacio. Luis hace apenas unos años empezó a hablar de Malvinas incluso con su familia, con los chicos en un momento se quebró y compartió su sentimiento mostrando sus tesoros, un chaleco, un pantalón, un rosario, la medalla que llevaba con su nombre, todos usados en la guerra, y una colchoneta. “Tengo dos deseos, que la celeste y blanca vuelva a flamear en Malvinas y que yo vuelva allí” les confió.

Inflar el pecho de orgullo

Las charlas estuvieron organizadas por la Dirección de Cultura del municipio en conjunto con los veteranos y la colaboración de directivos y docentes de las escuelas secundarias. El jefe comunal, el legislador provincial Ariel Rivero, concejales y funcionarios municipales, abanderados de diferentes escuelas, compartieron el acto protocolar que se realizó en el CEM 125 “Combatientes de Malvinas”. Dantas señaló que el acto “es un homenaje a los veteranos y a los caídos en Malvinas”. La soberanía argentina sobre las islas es “una reivindicación justa” basada en “derechos que aquellos jóvenes fueron a defender hace tres décadas” pero que “hoy son nuestra responsabilidad y debemos continuar exigiéndolos sin guerra, sin muertes, sin dolor, a través del diálogo, la diplomacia, la democracia y la paz”.

En la seguridad que el peor sufrimiento “que padecieron nuestros héroes fue el olvido” pidió tener “memoria e inflar el pecho de orgullo al hablar de ellos”.

(Fuente: Prensa Municipalidad Campo Grande)

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario