Así lo viven dos neuquinos en España y en Japón

Las historias de Juan Cruz, fanático de Boca, y de Daniel, loco por River.

POR FABRICIO ABATTE / abattef@lmneuquen.com.ar

¿Cómo se vive “la final del mundo” a miles de kilómetros de la querida Neuquén? Un fanático de Boca que reside en España y otro de River radicado hace años en Rusia pero al que el partido lo encontrará en Japón, se lo cuentan a LM Neuquén.

Juan Cruz Martino estudia en Oviedo, una ciudad al norte de España, en Asturias. “Estoy haciendo un intercambio por intermedio de la Universidad Nacional del Comahue. Estudiando Ingeniería Civil, quinto año. Soy un apasionado del fútbol, hincha de Boca, y la verdad es que tengo una mezcla de sentimientos muy grande respecto del partido. Nervios, ansiedad, optimismo, pesimismo, de todo”, sintetiza el estudiante que se comerá las uñas frente a la tele y que daría cualquier cosa por mirarlo junto a su papá y su familia.

Te puede interesar...

p29-pieza-deportes.jpg

“Lo voy a ver en un bar de un argentino donde vi también la ida. Me gustaría verlo en mi casa con mi viejo, y les mando un saludo a él, a mi familia y a todos mis amigos de Neuquén”, revela con nostalgia. “Espero que se raspe un poco porque nos gusta y lo hacemos bien. El que sepa controlar el mediocampo y abra el marcador va a tener muchas posibilidades. Confío mucho en nuestro equipo, en los huevos que tenemos”, culminó JC.

p29-f01-hincha-boca-japon.jpg

En la otra vereda

Daniel Flores (38) partió de Neuquén a Rusia hace casi seis años, con sus ambiciosos emprendimientos comerciales y fundó Solupres Rusia. Se hizo conocido este año por recibir de la mejor manera a los neuquinos que fueron al Mundial, rompiéndola como anfitrión. Es una suerte de embajador del Millonario en esa histórica ciudad.

“En Moscú sigo fomentando tener la filial de River. Nos juntamos con otros hinchas y alguno de Boca los dos días de la primera final, porque el sábado se suspendió. Nos reunimos en un bar emblemático, bien deportivo que hay en Moscú. Ahora me vine a Japón”, cuenta Flores, recién levantado dado que allá eran las 7 de la mañana.

p29-f01-hincha-river-rusia.jpg

Imagina un sábado de gloria, soñado. “Si gana River me voy a sacar fotos con la camiseta en alguna parte emblemática de Tokio o en Osaka, donde estuvimos en 2015 siguiendo al Millo contra el Barcelona. Hacia allá tengo que ir”, confiesa quien gambetea el desarraigo a su manera.

Neuquinos por el mundo palpitan la final que apasiona al planeta.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario