Angustiante: más gente pide gratis en las carnicerías

La carne no deja de subir y para los propietarios de carnicerías de la ciudad se está volviendo un auténtico drama no remarcar cada vez que los proveedores llegan con mercadería más cara. El consumo sigue derrumbándose y llama la atención un fenómeno social doloroso e inquietante: el de personas, muchas veces niños, que pasan a diario a pedir que les regalen restos de carne, un chorizo, algo de picada y, si hay, el viejo rancho de los pollos, es decir, las vísceras y a veces el cogote del ave.

En el sector de las carnicerías les atribuyen la hasta ahora imparable suba de los precios a varios factores, como el alto valor del maíz para la alimentación de los vacunos en feedlots; el predominio de la exportación por sobre el mercado interno; la insoportable presión tributaria que, en el caso de los Ingresos Brutos, se aplica a cada intermediario antes de llegar el producto a las carnicerías, y a la tendencia a mantener los precios elevados aun cuando, por ejemplo, bajan el dólar y algunos costos.

Te puede interesar...

En este cuadro, “el derrumbe de las ventas” es la nota dominante en la actualidad, obligando a los carniceros “a poner todos sus esfuerzos en mantener la actividad y conservar la fuente de trabajo”. Así lo afirmó el dirigente empresario y mercantil José Luis Bunter, quien llamó a los consumidores a privilegiar las carnicerías de barrio por sobre los supermercados, ya que en aquellas se pueden hallar precios muy accesibles.

Un elemento muy triste se está dando en este contexto de crisis generalizada. Bunter no ocultó su angustia al darlo a conocer, y se relaciona con la gente que cada vez en mayor número y frecuencia se acerca a solicitar que les den gratis algún producto, lo mínimo, lo último, lo que quede, lo que sobre.

LEÉ MÁS

Denuncian públicamente que un médico atropelló a un perro y lo abandonó

Licitan la construcción de la Ciudad Judicial de Cipolletti

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario