Ahora colapsa la ruta entre Cipolletti y Fernández Oro

Los embotellamientos se mudaron de la rotonda a la Ruta 65.

Las demoras para unir Cipolletti con Neuquén se aliviaron notoriamente con la inauguración del tercer puente. Sin embargo, el movimiento diario de cientos de personas sigue siendo caótico. La Ruta 65 está al borde del colapso a la altura de Puente 83 por la gran cantidad de cipoleños que se mudaron a Fernández Oro y todos los días deben viajar a su trabajo, más los orenses que trabajan en Cipolletti o Neuquén.

La zona crítica es el puente sobre el canal de riego, porque se trata del sector más poblado entre el cruce de la ruta con calle Salto y el ingreso a Oro. Sin embargo, todo el tramo se circula a paso de hombre al menos tres veces al día: por la mañana temprano, al mediodía y a la hora de cierre de los comercios.

En Puente 83 los vecinos aseguran que no se puede “entrar ni salir en auto” en esos horarios porque la fila de vehículos no les da paso. Llevaron su reclamo ante el Deliberante de Oro, que acordó con la Caminera que se intensifiquen los controles sobre la ruta para evitar las complicaciones. “Es necesario que haya policías, no sólo para que la gente pueda entrar y salir a su casa, sino para evitar accidentes”, aseguraron desde el Deliberante.

Hay tres horarios críticos. A las 7 de la mañana, al mediodía y alrededor de las 19, unir Cipolletti y Fernández Oro puede demandar más de media hora. Entrar y salir a Puente 83 se convierte en una odisea.

Aunque el camino es recto y se encuentra en buen estado, los choques son habituales porque muchos pierden la paciencia: aceleran en cuanto tienen un hueco o van por la banquina como hacen los colectivos, según denuncian los vecinos de Puente 83 y la toma Martín Fierro.

El aumento del flujo vehicular entre ambas ciudades no es una novedad. De hecho, los intendentes Aníbal Tortoriello y Mariano Lavín manifestaron la intención de pavimentar el camino de La Falda, que parte desde la Circunvalación Perón, cerca de la Universidad del Comahue. Sin embargo, hasta el momento no se avanzó y la calle se encuentra en mal estado, con “serruchos” y mucho ripio suelto, por lo que son pocos los automovilistas que la utilizan.

--> Accidentes y avivadas

Un peligro. Entre el cruce con la calle Salto y el primer acceso a Fernández Oro, la Ruta 65 se encuentra en buen estado y es recta, pero igual es muy peligrosa. Muchos pierden la paciencia y aceleran a fondo. Se repiten los choques frontales y vuelcos.

Por la banquina. “Acá si querés avanzar, tenés que ir por la banquina”, aseguran en Puente 83. Y cuentan que los colectiveros lo hacen a diario a toda velocidad.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario