El clima en Cipolletti

icon
Temp
52% Hum

  Los comerciantes afirman que no tienen nada que ver con la escalada

En la CIC sostienen que el sector mercantil no tiene responsabilidad por el incontenible alza de los precios. En cambio culpan a las políticas nacionales que no son efectivas. Cuestionan la carga impositiva y la emisión monetaria.

Ante el 6% que, según el Indec, marcó la inflación de abril, en la Cámara de Industria y Comercio (CIC) fueron categóricos en cuanto a que "los comerciantes no tienen la culpa del aumento" en los precios de los productos que adquieren los consumidores. A su entender, la responsabilidad recae en las políticas del gobierno nacional, que no están dando los resultados esperados.

El nuevo impacto de la escalada inflacionaria no da respiro y tiene a todo el mundo preocupado de un extremo al otro de la Argentina. En el año, ya acumula un 23,1 por ciento de incremento y, medida en forma interanual, ha alcanzado un 58%, el mayor porcentaje desde hace 30 años.

Te puede interesar...

En Cipolletti, la espiral alcista está en el centro de las inquietudes de la dirigencia mercantil. Su referente, José Luis Bunter, manifestó que "no están siendo efectivas las medidas adoptadas a nivel nacional" y sostuvo que los comerciantes, que son el último eslabón de una larga y compleja cadena, "no tienen ninguna responsabilidad" por lo que está ocurriendo.

En cambio, gran parte de lo que sucede guarda relación con el peso de la carga impositiva existente, que se hace sentir desde la producción y distribución de bienes hasta el comercio minorista. El agobio que generan los impuestos, tributos, tasas, percepciones y retenciones se vuelve un obstáculo cada vez más difícil de superar y de sobrellevar y tiende a empantanar la economía.

"Son 165 impuestos los que soporta el sector comercial en la Argentina", a raíz de una intrincada trama de obligaciones que imponen el Estado nacional y también las administraciones provinciales y municipales, enfatizó Bunter.

Con márgenes de ganancia cada vez más exiguos y con dificultades para acceder al crédito con las facilidades que serían necesarias, los comerciantes no pueden darse el lujo de seguir absorbiendo los mayores costos que le vienen de la cadena económica de la que forman parte. Está en riesgo la propia estabilidad de sus locales y con ellos, numerosas fuentes laborales.

Pero, además, la propia realidad inflacionaria los está castigando en el día a día de su actividad. Así, el dirigente refirió que persiste "la caída en las ventas" y el deterioro en las expectativas han hecho que "cada vez más" comerciantes que trabajaban en la formalidad se estén pasando a la informalidad, aprovechando, en particular, las oportunidades que brindan las redes sociales.

Por su parte, la también dirigente de la CIC, Natalia Chemor, expresó que la inflación es resultado directo de "la emisión monetaria" que se ha propiciado desde el Estado, con el fin de mantener en funcionamiento las enormes estructuras que detenta no solo a nivel nacional, sino también provincial y municipal.

Al igual que Bunter, indicó que la situación se está volviendo muy inquietante para el sector mercantil, que no cumple ningún rol en la escalada inflacionaria y que, al contrario, viene soportando más y más dificultades, como la de "la falta de liquidez", que le impide tener márgenes de maniobra mínimos ante el aluvión de problemas que muestra la economía del país.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario