Ya adoptaron a 180 perros del refugio de la Isla

Una fundación de proteccionistas les busca familia a los animales.

Desde febrero pasado, más de 180 perros abandonados pudieron salir de la guardería canina de la Isla Jordán y conocer al fin el calor de un hogar y una familia. Fue posible al cabo de muchos meses de trabajo y gracias a la colaboración voluntaria de las proteccionistas que lo hacen a pulmón y por amor a los animales.

En su mayoría, los canes fueron adoptados por matrimonios, parejas y jóvenes responsables y comprometidos. Pero también hubo que lamentar el caso de seis perritos que volvieron al refugio porque cuando dejaron de ser cachorros sus dueños ya no los quisieron. Por suerte, fueron reubicados.

Te puede interesar...

Hoy, es el caso de Nuria, una perrita que devolvió una pareja que se separó y ya no tuvo lugar para ella. Por estos días, se encuentra en tránsito en la casa de María Acosta, una de las proteccionistas que comenzó con esta labor en febrero. “Lo peor que les puede pasar es que vuelvan a la guardería. Son pocos casos, pero muy dolorosos. Llevarlos de nuevo ahí los pone re mal, se enferman, se deprimen”, confesó María. En el caso de Nuria, se estresó tanto que le dio una alergia en la piel. Hoy espera ser adoptada por alguien que la cuide responsablemente.

La proteccionista comenzó a trabajar en la guardería en febrero y desde entonces contabilizó más de 180 perros dados en adopción. Recordó que la gente se puede acercar todos los sábados, a partir de las 15. “En general, tenemos muy buena recepción y la mayoría de las personas se los llevan y no los devuelven. Asumen una adopción responsable”, festejó Acosta.

Estimó que van a llegar a las 200 adopciones a fin de año e impulsó a la gente a que se sume a la adopción de estos perritos, muchos de los cuales pasan toda su vida en el lugar. Las proteccionistas concurren todos los sábados para darles de comer, cambiarles el agua y pasar con ellos un tiempo, ya que en soledad se vuelven muy ariscos.

Cuando la gente se acerca con el fin de adoptarlos, firma un contrato donde las proteccionistas piden que los dueños tengan patio cerrado, se comprometan a castrarlos, vacunarlos, darles alimento, un lugar para dormir y pasearlos. Durante los primeros meses, pueden hacer una visita para ver si el animal adoptado se encuentra bien. Por nada del mundo quieren que sean adoptados para estar atados y cuidar la casa. “Para esto está la alarma”, agregó Acosta. A pesar del aumento de las adopciones, aún hay muchos perros en el refugio. “Son muchos años de descuido y eso no se arregla en dos meses de buena gestión”, sostuvo Acosta.

El refugio de la Isla Jordán es el reflejo de una sociedad que no es responsable con los animales y los abandona”.María Acosta. Proteccionista

450 animales aún viven en el refugio de la Isla

Muchos salen, pero otros ingresan, en buena medida porque no todos los dueños castran a sus perros. Por eso, que no todos sigan esa práctica genera un daño tremendo a la lucha diaria de los grupos de proteccionistas que procuran que no haya más perros sin dueño y sin techo. El otro camino es la castración de mascotas.

Las vías para llegar a la ONG

Todos los sábados, desde las 15, los miembros de la Guardería Canina están en el refugio. También se pueden visitar sus perfiles en Facebook (Guardería Canina de la Isla Jordán Cipolletti), Instagram y Twiter. Además de visitarlos para buscar un animalito, los interesados en ayudar se pueden sumar. En febrero había una sola voluntaria y hoy son 22.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario