El clima en Cipolletti

icon
14° Temp
32% Hum

Vuelve Gran Hermano y Tamara recordó el calvario que vivió

La subcampeona de la primera edición del certamen habló del acoso que sufrió cuando abandonó la casa del reality show.

Se viene una nueva temporada de Gran Hermano y en los medios de espectáculos ya se empieza a palpitar lo que será la undécima edición del reality show. Tamara Paganini, quien fue la subcampeona de la primera emisión del certamen, estuvo en Intrusos y recordó el calvario que vivió al abandonar "la casa más famosa del país".

"Nos llevaron a un hotel y nos pusieron a dos productores a 'cuidarnos'. No podíamos salir de ahí. Un día le dije a uno de los productores: 'yo voy a salir para ver a mi novio'. Pero no nos dejaban. Me cansé y le dije: 'me voy'", comenzó Tamara.

Te puede interesar...

A continuación, Paganini explicó por qué ese hombre no la dejaba salir: "Me paró y me dijo: '¿querés saber por qué no podes salir?'. Me llevó en el auto a un café en el centro. Entramos y, a los cuatro minutos, tuvimos que salir corriendo, de la cantidad de gente que había".

"En ese momento, me di cuenta de lo que estaba pasando conmigo en la calle. Pensé 'estoy va a pasar en dos meses', pero no pasaba, siguió durante un largo tiempo", detalló la ex Gran Hermano.

"En su momento Gran Hermano me arruinó la vida, realmente. No podía caminar por la calle, no podía conseguir un trabajo. Pasé hambre. La gente piensa que cuando salí de Gran Hermano me llené de plata y no. Fue realmente la primera vez que tuve que sacar comida de la basura para comer", sentenció.

Embed

Tamara Paganini fue una de las grandes protagonistas de la primera temporada de Gran Hermano que se transmitió en Argentina. En ésta, la mujer compitió hasta el final contra Marcelo Corazza, quien fue el gran ganador entre 14 participantes.

Actualmente se dedica a la fidelización de pacientes para un laboratorio de alta complejidad, en el que trabaja hace aproximadamente ocho años. "Me encargo de buscar errores, problemas, malos tratos y demás en pacientes, informalos, tomarles los datos. Por suerte la gente que es atendida en el laboratorio está muy conforme, por lo tanto no recibo muchas puteadas, y como yo soy la que ayuda al paciente a quejarse y a contar qué le pasó, no me maltratan", contó hace algunos días La India sobre su nueva vida.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario