Los corazones de los protagonistas, espectadores y organizadores se detuvieron en la vuelta 14 de la final, cuando a la salida de una curva ciega, el Ford de Emanuel Moriatis fue a parar contra un paredón. El rebote devolvió el auto a la pista, donde fue impactado por Carlos Okulovich (fractura de pelvis) de la misma marca. Hubo varios involucrados y la carrera se detuvo con bandera roja para facilitar el trabajo de las ambulancias.

Te puede interesar...

Después de varios minutos, la acción se reprogramó a diez vueltas, en las que el rionegrino Urcera terminó de redondear un buen fin de semana, de muchos puntos, aunque sus chances de campeonato ya son nulas en el arranque de la Copa de Oro para la cual no clasificó esta vez.

El Chevrolet número 7 zafó de los incidentes por ir prendido en los puestos de vanguardia, a la cola del Dodge de Julián Santero, el Ford de Matías Rossi y la Chevy de Agustín Canapino.

El Misil de Del Visso, que en la provincia puntana se convirtió en el corredor con mayor cantidad de poles conquistadas en la máxima categoría del automovilismo argentino, no pudo soportar el mejor ritmo de Santero. Como reconoció el mismo en el parate de bandera roja, “fue imposible aguantarlo, porque el Ford iba al límite y quedaba mucho recorrido todavía”.

Así, con Agustín Canapino, se reanudaron las acciones pasadas las 14:30 y el trencito de punta no se modificó.

“Fue una final positiva. Superé a Lambiris y sobre el cierre a Werner, aunque en esa maniobra me pasó Spataro. Si arriesgaba podía avanzar más, pero la realidad es que prioricé llegar y sumar puntos”.“El auto evolucionó el fin de semana, el motor estuvo muy bien y le agradezco al equipo por el trabajo”.Manuel Urcera. Piloto de Chevrolet que volvió al equipo JP Racing

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario