Hasta él, la Policía llegó por azar, ya que fueron en busca de dos mecheras y lo terminaron encontrando durmiendo en la casa de quien sería su pareja, en una casa del barrio Independencia.

Te puede interesar...

La investigación arrancó cuando personal de la comisaría primera le llevó a Juan Pablo Encina, asistente letrado de la fiscalía de robos y hurtos, una denuncia por un hecho de mecheras.

El robo ocurrió el 27 de julio pasado en el local “Canta y no llores” donde se ofrece indumentaria tipo Hindú. El negocio se ubica en calle Buenos Aires al 400 en pleno centro neuquino.

Allí dos mujeres ingresaron con dos niños de 5 y 6 años. Ambas tomaron distintos caminos dentro del negocio para distraer a la empleada que cuando quiso acordar se habían ido las supuestas clientas sin comprar nada y dejando varias perchas vacías.

Tras revisar las cámaras de seguridad observó que le habían llevado cinco prendas por lo que radicó la denuncia y entregó los videos.

Encina a la cabeza de la investigación trabajó en conjunto con la Policía para dar con las mecheras y ni bien se determinó que eran conocidas en el ambiente, se estableció la dirección y hoy a primera hora se allanó.

Cuando irrumpe el personal del departamento de Delitos en la casa del barrio Independencia se sorprenden al ver, todavía acostado, a Ortega uno de los prófugos de la Comisaría 44.

El joven se enteró de cómo cayó y maldijo a su mala fortuna mientras lo llevaban detenidos. Con esta aprehensión ya son dos los prófugos recapturados, solo resta dar con Lucas Ezequiel Muñoz.

LEÉ MÁS

Capturaron a Ortega, otro de los prófugos de la Comisaría 44°

Tras más de 50 días, cayó Jonathan Cañete, uno de los tres prófugos de la Comisaría 44°

Escaparon tres peligrosos presos de la Comisaría 44

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario