Una muerte misteriosa provoca interrogantes en la Justicia

Un hombre de 29 años se descompensó en su casa y falleció minutos más tarde, antes de llegar al hospital. Creen que se asfixió, pero aún no pudieron comprobarlo.

La misteriosa muerte del joven cipoleño que se descompensó el domingo por la tarde en su casa del barrio Almirante Brown continúa generando dudas e incertidumbre entre sus familiares y en la Justicia. José Omar Sánchez tenía 29 años, vivía con su mamá y murió minutos antes de ingresar al hospital local. Aunque los resultados de las primeras pericias fueron poco claros y no se logró determinar las causas, el cuerpo de la víctima no presentaría signos de violencia.

La jornada transcurría con normalidad cuando Sánchez se descompuso en cuestión de segundos en su vivienda, con domicilio en la calle Sarmiento al 900. Junto a él se encontraba su madre, quien no dudó en llamar una ambulancia para que asistieran a su hijo de manera inmediata. Sin embargo, y aunque fue trasladado de urgencia, su cuerpo no resistió.

El fiscal de la causa, Martín Pezzeta, explicó que por el momento no saben con exactitud qué es lo que pasó con el joven ni por qué murió tan repentinamente. Lo único que quedó claro es que el cuerpo no presentaba signos de violencia y que la hipótesis que se baraja es que se habría asfixiado.

La Justicia ordenó una nueva autopsia para develar el misterio y definir si es necesaria una investigación penal.

Le harán más estudios

Ayer por la tarde los restos de Sánchez fueron trasladados a General Roca para que se le realizara una serie de análisis toxicológicos que determinarán si había consumido algún tipo de sustancia. Según trascendió, el cipoleño gozaba de un perfecto estado de salud. Los estudios podrán indicar el contexto y las causas de su fallecimiento pero, al no estar involucrado un tercero, los resultados se demorarían casi un mes.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario