Un violador serial va a juicio por otro abuso a una hija

La víctima, en una situación muy vulnerable, quiso frenar la investigación.

Desde el miércoles, un cipoleño que cumple una pena de 11 de cárcel por los abusos cometidos contra una de sus hijas y una hijastra será juzgado por otro hecho similar que tiene como víctima a su hija menor.

El caso expone además una gran vulnerabilidad de la víctima, quien tras hacer la denuncia se retractó y dijo que la habían presionado. La fiscalía deberá apoyarse en los dichos iniciales de la víctima que, luego, fueron desmentidos en dos cámaras Gesell.

La acusación en contra del hombre de 44 años es por abuso sexual agravado por el vínculo y, justamente, se encuentra cumpliendo una condena por ese delito desde el 2007.

Sin embargo, durante el beneficio de salidas transitorias, habría abusado de su hija menor y por esa razón se inició una investigación que se demoró más de un año. Recién se reactivó cuando varias organizaciones sociales alertaron que el presidiario se encontraba cerca de lograr su libertad condicional.

Hubo un rápido despliegue de los funcionarios del Ministerio Público y un ex juzgado de Instrucción, y el violador fue procesado. Transcurrieron algunas semanas y la causa registró un importante vuelco, a principios del año pasado, cuando la víctima en cámara Gesell reveló que mintió y que lo hizo presionada por su hermana mayor.

Desde la fiscalía, se recordó esa circunstancia: “Posteriormente y coincidiendo con un cambio de residencia y del núcleo familiar de convivencia de la joven, se requirió una segunda declaración bajo el sistema previsto para recibir testimonios a menores de edad, en la que la víctima manifestó que había mentido en su primer declaración y adujo que las situaciones de abuso sexual habían sido otras y que no fueron perpetradas por el acusado en esta investigación”.

Más allá de los reclamos de la defensa, la parte acusadora resolvió seguir adelante con el proceso porque considera que hay suficiente prueba para demostrar la culpabilidad del detenido. Están previstas tres audiencias, con la declaración de varios testigos y, finalmente, la exposición de los alegatos.

Aseguró que fue obligada a prostituirse

La víctima del supuesto abuso por parte de su padre es protagonista de otra investigación por corrupción de menores, aunque en este caso las sospechas apuntan a su hermana mayor, indicaron fuentes allegadas a la causa penal.

En cámara Gesell, la menor, que en la actualidad tiene 15 años, reveló que fue obligada a prostituirse junto a otra menor. La denuncia entró a la fiscalía de Cipolletti a principios del año pasado y, según las fuentes, quedó archivada.

La víctima reveló múltiples detalles en dos cámaras Gesell sobre la situación vivida a partir de los 12 años y de las amenazas permanentes para que no hable. Asimismo, contó cómo fue abusada por varias personas en una casa del Anai Mapu.

Se desconoce qué actitud adoptará el tribunal que juzgará al padre de la menor y que, a través de los testigos, tomará conocimiento de esta delicada situación vivida por la víctima.

La adolescente se escapó el año pasado de la casa de su hermana mayor y buscó refugio junto a su madre. Tuvo que intervenir el Juzgado de Familia de Cipolletti debido a que había una restricción de acercamiento y, luego de varias gestiones, la menor pudo quedarse en el hogar materno.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario