Un jardín al borde del abismo

La histórica institución Pancitas podría cerrar por una deuda impagable.

El histórico jardín Pancitas podría ser clausurado en los próximos días. El Municipio le dio hasta este viernes para presentar la documentación que le había requerido a su dueña en marzo pasado. Desde el Juzgado de Faltas confirmaron a LM Cipolletti que ese será el último plazo para que presente la memoria técnica del lugar y el “área protegida” que cubre situaciones de emergencia en caso de accidentes. De lo contrario, procederán al cierre.

La dueña de la institución, Romina Neira, está ante una encrucijada. Confesó que si paga lo que le exigen no tendrá de dónde sacar para saldar el alquiler, los sueldos y otros compromisos, por lo que la continuidad del jardín peligra, de un modo u otro. “Estoy en quiebra con esta situación”, comentó la mujer.

Muy angustiada y sin saber muy bien qué hacer, cuestionó que el Municipio no le haya concedido la prórroga de 20 días que solicitó para cumplir con la documentación una vez que haya cerrado el ciclo lectivo. “Me quedé en bancarrota con lo que hicieron”, dijo.

“Fue un año muy difícil, sostengo el jardín con 34 chicos, padres que no pueden pagar las cuotas y muchas deudas”, aseguró Neira entre lágrimas. Y prosiguió: “Siento que a la memoria técnica no me la van a aprobar, y entonces no sé si voy a tener que dar de baja el jardín”.

Ella se hizo cargo del jardín hace seis años, pero el establecimiento tiene una trayectoria de 20 en la ciudad. A principios de año juntó dos salitas y desde la comuna le solicitaron la renovación de la memoria técnica, algo que Neira reconoció que no hizo en su momento. “No me dio para presentarlo, es muy caro y no lo puedo pagar”, reiteró.

Los chicos no están yendo porque les comunicaron la situación a sus padres. El tema trascendió a través de las redes sociales y generó un gran revuelo. Incluso, por el supuesto maltrato que recibió una docente del jardín por parte de las inspectoras de Comercio.

“No sólo me arrancan a mis chicos así, sin la posibilidad de poder despedirme como corresponde, sino que quedo en la nada misma, ya que este es mi único ingreso para poder vivir. Aunque reconozco las faltas, siento una gran impotencia y el acoso que sufrimos por parte de las inspectoras no tiene nombre”, comentó la seño Vero del Magro, en el muro de Facebook. Por eso anticiparon que realizarán una demanda.

días contados

Con conflicto sin solución a la vista

No están al día

El Municipio le exige a la dueña del jardín Pancitas que actualice la memoria técnica, un trámite que le costaría varias decenas de miles de pesos, lo que pondría en jaque el funcionamiento de la institución.

La clausura en el horizonte

La dueña asegura que no puede hacer frente a la deuda y a su vez afrontar los gastos de sueldos y alquiler, por lo que los días de la institución están contados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario