Sospechas de entrega, acusaciones y amenazas: la final que Cipo sigue perdiendo

Fuego cruzado entre Galavenessky, ex presidente albinegro, e integrantes del plantel de 1996 para reavivar el escándalo 24 años después.

Cipo Pasión, medio partidario que se ocupa de la historia y el día a día del Club Cipolletti, tuvo como propuesta en esta cuarentena los vivos con ex jugadores, entre otros, para recorrer su trayectoria deportiva. Pasaron muchos a lo largo de estos poco más de 70 días, entre ellos nombres de la región con trayectoria en la institución como Juan Sánchez, Aníbal Iachetti, Atilio Scoppel, y Pablo Parra.

Los cuatro tienen en común haber sido protagonistas de la recordada final por el Torneo del Interior de 1996 ante Juventud Antoniana de Salta, aquella serie que arrancó en el norte con empate en 0 y terminó en La Visera con derrota del local y escándalo.

Te puede interesar...

Argentino A 1995/1996 - Final: Cipolletti 0 - 1 Juventud Antoniana

Todo lo que sucedió para ese desenlace infeliz ocupó mucho papel, llevó horas de radio y un sinfín de especulaciones que nunca podrán ser comprobadas.

La invitación a segunda división para Cipo de manera anticipada en nombre de la AFA fue el detonante y los jugadores declararon en ese mismo sentido.

Jorge Galavanessky, empresario y entonces presidente del Albinegro fue el apuntado de manera directa.

Siempre estuvo en el imaginario social la especulación respecto a una “vendetta” que muchos futbolistas le atribuyen al presidente de la CD que ahora prefirió defenderse.

Derecho a réplica

Motivado para las palabras de los integrantes de ese plantel de jugadores, el recordado mandamás fue duro y a través del mismo sitio periodístico adelantó que llevará a juicio a Iachetti y Sánchez por sus dichos. Allí, los apuntados alimentaron las sospechas de algo premeditado desde la conducción para “ahorrarse los premios”, que eran ni más ni menos que unos 14 autos 0km para el plantel si lograba dar la vuelta olímpica.

Cipolletti formación 1996.jpg

Fiel a su estilo, Galavanessky sentenció: “Esa es una opinión de ignorantes. Nosotros fuimos armando un sueño y estos señores nos defraudaron. Yo no ensucié a nadie para esconder mi fracaso. Ese día la gente no puteada a Galavanessky, las 12.000 que estaban en la cancha la tenían muy clara”.

Y en el mismo sentido amplió, “nosotros veníamos de dos años anteriores muy cerca de alcanzar el objetivo. Cómo íbamos a tirar todo eso por la borda, la chance de alcanzar la gloria por una supuesta invitación. El valor de los premios (los autos) era menor en ese momento para nosotros”.

Y a modo de prueba del dinero que se generó por semejante algarabía recordó que al día siguiente de esa frustración deportiva, el club le pagó al plantel todo lo adeudado sólo con el 7% de lo que se generó en boleterías con la venta de entradas. “Con el ascenso en cancha, el club embolsaba 1.500.000 de pesos por parte de la AFA. Cómo se les puede ocurrir que íbamos a entregarnos a un invitación para ahorrarnos de comprar autos”.

Política de premios

Galavanessky explicó que para esa campaña de 1995-1996, la subcomisión de fútbol adoptó una política de premios diferente a las dos temporadas anteriores.

“Cuando nos elimina primero Godoy Cruz y después San Martín de San Juan, que quedamos muy cerca de ascender, nuestra política era pagar mucho por partido ganado. Al final, le sirvió sólo a los jugadores porque el club no ascendió”, explicó.

Entonces, antes de ponerse en marcha la campaña, lo que se propuso fue un oneroso premio al final del camino para todos, sólo en caso de salir campeón. Ahí es que entró en juego la flota de 0Km.

“Teníamos un acuerdo con Flores Automotores y la mitad del costo total ya recaudado sólo de lo que nos ahorramos en el año por no pagar las victorias. Lo que faltaba, salía de los planes de ahorro que nos comprometíamos a venderle a la concesionaria. Cada 5 planes que vendíamos, nos daban un auto nuevo más”, confesó. “Pero además, está lo del último partido y lo del premio de AFA”, cerró.

“Ya dije mi verdad”

Parra, uno de los apuntados por el ex directivo, confió a este medio que no vio la nota y no lo hará. “No quiero entrar en ningún tipo de cruce verbal con él. Si quiere que esto llegue a la justicia, allá lo resolveremos. Mi verdad ya la dije y estoy muy tranquilo”.

LEÉ MÁS

El cipoleño que aguarda su momento en Chile

Clubes de barrio que se convierten en héroes

Herrera: de la noche del gas pimienta a su amado norte neuquino

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario