Sospechan que la banda aún vende autos truchos

Ayer secuestraron un camión que había sido entregado a los Montecino.

Las derivaciones de la investigación vinculada a los Montecino y la comercialización de vehículos provenientes del delito no dejan de sorprender a los efectivos policiales y funcionarios judiciales que, en los últimos días, siguieron recibiendo denuncias y secuestrando autos, camionetas y hasta camiones. Justamente, ayer fue ubicado un camión marca Kia, que era propiedad de un vecino neuquino y que cayó en la trampa de los atractivos ofrecimientos de la banda cipoleña.

Más allá del gran procedimiento del 6 de diciembre, donde hubo un importante secuestro de vehículos y varias detenciones, la Brigada de Investigaciones de Cipolletti no dejó de trabajar en la causa penal por una presunta asociación ilícita y avanzó con la incautación de casi una decena de autos en las dos últimas semanas. Una de las maniobras que se pudo comprobar fue la compra de un Ford Fiesta Kinetic, que tenía un pedido de secuestro de la Policía Federal argentina.

Al igual que otras víctimas, un hombre oriundo de Neuquén capital se acercó hasta esta ciudad y no tuvo muchas dudas del negocio que le ofrecían: dejar su camión Kia, doble cabina, 4x4, y llevarse un flamante Fiesta Kinetic. Realizada la operación, empezaron los problemas para el comprador porque no sólo se enteró que tenía un pedido de secuestro sino que la chapa patente era apócrifa. Esto se pudo verificar luego de que los agentes ingresaron el número de motor a la Dirección Nacional del Registro Automotor.

Con esta información sobre el origen fraudulento del Fiesta y una orden de allanamiento, ayer por la mañana se hicieron presentes en un taller mecánico de calle Hipólito Yrigoyen y encontraron el camión de la víctima. Enseguida, se concretó su secuestro y se puso a disposición de las autoridades judiciales.

De acuerdo con fuentes policiales, el camión había sido llevado hasta el taller para una reparación. Luego, se especula, había intenciones de ponerlo a la venta.

Para los investigadores, las maniobras comerciales más recientes revelan la existencia de una banda muy bien articulada a pesar de que los presuntos cabecillas permanecen presos.

No se descartan nuevos allanamientos.

Al igual que otras víctimas, un neuquino se vio encandilado por un Fiesta y no dudó en cambiarlo por su camión. Luego se enteró de que el auto era robado.

Un intenso trabajo de la Brigada y la Fiscalía

En el marco de la investigación por una banda que operaba en la ciudad y gran parte de la región con autos robados, permanecen presos los hijos de la narco Ruth Montecino. De igual modo, hay más imputados, aunque no cuentan con antecedentes y se dispuso su liberación.

El trabajo judicial es encabezado por el fiscal Guillermo Merlo, mientras que la Brigada de Investigaciones desplegó una intensa tarea que incluyó seguimiento de sospechosos, verificación de vehículos y escuchas telefónicas.

La semana pasada, el abogado particular de Pablo Montecino y Pedro Hernández recibieron una respuesta negativa a su excarcelación. Posiblemente, antes de fin de año, se busque la intervención de un tribunal de impugnación para que revise lo resuelto por la jueza de juicio Alejandra Berenguer.

Los Montecino cayeron presos en el procedimiento realizado el 6 de diciembre y se les atribuye la principal responsabilidad en la presunta asociación ilícita que vendía autos robados.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario