El clima en Cipolletti

icon
10° Temp
74% Hum
LMCipolletti

Sol Mapu, un camino para la igualdad

La iniciativa tiene el respaldo de la comunidad educativa del barrio Anai Mapu y de la Fundación Sol Patagonia. Se busca el desarrollo humano integral de los alumnos.

Un esfuerzo constante vienen haciendo los participantes de la iniciativa para cumplir con sus objetivos.

El proyecto Sol Mapu, que se desarrolla en la Escuela Nº 294, en el Jardín de Infantes Nº49 Andalué y en el Centro Materno Infantil Nº 3, todas instituciones educativas del barrio Anai Mapu, culmina un año más de trabajo y de realizaciones, con las expectativas puestas en continuar y multiplicar lo realizado en el lugar.
La propuesta empezó a materializarse en abril de 2010 a instancias de la Fundación Sol Patagonia, que preside Agustín Argibay Molina y que tiene como vocal y decidido promotor al médico Carlos Baruf.
Ayer, ambos referentes junto con Patricia Maneiro, directora de la Escuela 294 y coordinadora del proyecto, se refirieron a las iniciativas realizadas y al futuro que se avizora para el nuevo año que está por comenzar.
 
Coordinación
“Desde la Fundación, tratamos de mantener un perfil bajo, difundiendo lo que se va haciendo nomás”, manifestó Argibay Molina, quien indicó que, desde la entidad, lo que fundamentalmente se hace “es coordinar. Coordinamos con la Municipalidad, con el gobierno provincial, con la Universidad Nacional de Río Negro, con la facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional del Comahue”.
Destacó que están en marcha talleres de murga, con más de 50 participantes; de música, con más de 30; y uno más de danza, con unos 40 concurrentes, y dijo que “se logra un éxito porque, por ejemplo, vos combinas el esfuerzo que hace la Municipalidad y el esfuerzo que hacen los docentes, y entonces se consiguen los logros”.
La colaboración para objetivos comunes también incluye a la Universidad de Flores, y la Fundación Transitar.
“Fundamentalmente, hacemos una coordinación de esfuerzos para que puedan funcionar todos los talleres”, entre los que también mencionó el de teatro, que cuenta con horas cátedra que paga el gobierno provincial.
Recordó que el proyecto se inició por “una experiencia de la cátedra de Atención Primaria de la Salud de la facultad de Ciencias Médicas. Al empezar, vimos que había que buscar una pata de apoyo privada que funcione adecuadamente. A partir de ahí se buscó crear una fundación, que pudiera tener una cuenta bancaria y que se pudiera mover y resolver los problemas de la coordinación”.
 
Confluencia de sectores
Baruf, por su parte, puso de relieve la “gran alianza multisectorial” que ha dado origen a la Fundación y a Sol Mapu, en la que también confluye el aporte  del Estado nacional, a través de un convenio que se logró tras ganarse un concurso. “En realidad, todo esto está basado en el trabajo de los docentes. Todo se hace para apoyar a los docentes y además gracias a los docentes, que abrieron las puertas y que tienen la predisposición de asumir este compromiso”, expresó.
Manifestó que “en una sociedad que tiene muchos problemas, nuestro trabajo tiene dos ejes. Uno, esencial, es el proceso de enseñanza-aprendizaje, que es el que hacen los docentes con los chicos. Es un problema de ellos, pero solos no pueden porque este proceso está atravesado por la violencia, por el hambre, por el abandono, por la droga. Hay una serie de elementos externos que hace que el docente no puede realizar esta función, tan importante para la sociedad, como es enseñar”.
Indicó que “desde el trabajo que hacemos no entramos en este espacio, que es absolutamente privado de la escuela, que es el proceso de enseñanza-aprendizaje. Pero sí trabajamos apoyando al docente, a los chicos y a los padres en todos los elementos que puedan servir para que los chicos estén preparados, en condiciones anímicas y físicas para que puedan aprender”.
Señaló que se busca que los alumnos tengan “el placer de expresar sus emociones y eso se logra a través de actividades como la psicología, psicopedagogía, el teatro, la música, la músicoterapia. Otro placer es el del movimiento, a través de un programa del Municipio y actividades deportivas. Y un tercer placer, es una sana alimentación”.
 
Igualdad de posibilidades
A su turno, Maneiro reflexionó que “en términos político sociales, me parece que la escuela tenía que cambiar el rol porque la sociedad había cambiado ostensiblemente. Incluso el Estado. Pasamos de una escuela del modernismo y de un Estado benefactor a una escuela que de alguna manera tiene que ver con cambios sociales que se han dado y que no han favorecido a los sectores más postergados”.
“El motivo principal de este trabajo que estamos haciendo es darle a los chicos de estos sectores la misma posibilidad que cualquier otro chico de la sociedad, no sólo de Cipolletti, aunque estamos ahora enmarcados en esta ciudad”, afirmó.
En función de esta realidad, “es que empezamos a hacer un trayecto, un camino, básicamente tratando de abordar la problemática que se nos estaba planteando. Cuando hablamos en la facultad, les dijimos que había chicos que no ven bien, que tienen problemas odontológicos fuertes, nutricionales fuertes, había sobrepeso. Con la facultad, se logró poner sobre escrito toda la problemática. Y a partir de ahí empezamos a andar conjuntamente, dándole soluciones que por ahí no todos lo ven a corto plazo”.

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Dejá tu comentario