Se derrumbó la causa y devuelven 15 vehículos

Se la publicitó como "megacausa" de autos truchos pero sin pruebas.

En su momento, se publicitó como la “megacausa”, con un despliegue gigante de policías que allanaron propiedades en ciudades neuquinas y también el Alto Valle. Las órdenes habían sido firmadas por el ex juez cipoleño Santiago Márquez Gauna, quien consideró probado el delito de una supuesta asociación ilícita que estafaba con autos flojos de papeles.

Sin embargo, el primer cachetazo a las pesquisas judiciales y policiales provino de la misma Justicia, con un fallo de la ex Cámara en lo Criminal Segunda de Cipolletti que anuló todo. Luego, se sucedieron los sobreseimientos de las personas imputadas y días atrás, la orden de devolver a su legítimo dueño la totalidad de 15 vehículos.

“Es el funeral del expediente”, fue una de las lacónicas frases lanzadas por el responsable del Ministerio Público Fiscal, Gustavo Herrera, quien participó de la audiencia donde se puso el broche definitivo a la megacausa iniciada en el 2013. De acuerdo con el abogado particular Michel Rischmann, quien representó a una de las personas imputadas, se deberán restituir en un plazo de 15 días todos los vehículos incautados por la Brigada de Investigaciones de Cipolletti y otras unidades policiales. Había más de 40 denuncias.

La devolución de los rodados fue ordenada por la jueza Florencia Caruso, quien presidió la audiencia con Rischmann y Herrera. Esta medida viene de la mano del sobreseimiento definitivo de uno de los imputados y que se confirmó a principios del año pasado.

“Estaba todo en regla. La Policía verificó chasis y motores y no había irregularidades”, destacó Rischmann a LM Cipolletti. El abogado no desconoció el gran perjuicio económico causado a su cliente y precisó que en los próximos días tendrán que hacer efectiva la entrega de los vehículos.

Sobre la causa penal, Rischmann enfatizó que “no se pudo sostener” y que “nunca fueron probadas las imputaciones”. Asimismo, apuntó que se contaba con toda la documentación en regla de los vehículos secuestrados y que ninguno tenía pedido de secuestro.

La megacausa se derivó de una pesquisa que empezó en julio de 2013 y que giraba en torno a la sospecha de la comercialización de vehículos truchos. Hubo allanamientos en Cipolletti, Villa Regina, Catriel, Cinco Saltos y Neuquén.

De acuerdo con fuentes allegadas a la causa, la fiscalía reconoció el fracaso de la investigación con una lacónica frase: “Es el funeral del expediente”.

Un fracaso que pone Un fracaso que pone en alerta a los fiscales

El antecedente de la megacausa del 2013 no es el mejor para otra investigación que se encuentra abierta en el ámbito de los tribunales cipoleños y que también trata de determinar la venta de autos robados. El delito que se busca imputar a un grupo de personas detenidas y prófugas es una asociación ilícita y posiblemente en marzo se concrete la denominada audiencia de control de acusación.

Mientras tanto, desde la fiscalía se trabaja para reforzar la prueba incriminante.

La pesquisa del 2013 que resultó un fracaso fue muy cuestionada y, por ejemplo, los ex camaristas precisaron que “realmente la imputación es asombrosamente difusa. Continúa imputándose que hubo permanencia en el tiempo, ya que duró desde julio de 2013 hasta noviembre de dicho año, observo que el tiempo de duración fue de cuatro meses, que no es un lapso en que realmente pueda transmitirse un temor en la sociedad que altere el normal sosiego de vivir en justicia y en paz como para hablar de asociación ilícita”.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario