Rápidos y furiosos sacuden a Cipolletti con choques y fugas

La Policía no da abasto por la madrugada.

La madrugada cipoleña tiene como protagonistas a jóvenes “rápidos y furiosos” que, en la mayoría de los casos, no miden consecuencias. Ayer, en el lapso de apenas una hora, la Policía provincial se vio obligada a hacer un gran despliegue debido a un accidente en el barrio El Manzanar y una persecución que se extendió hasta las cercanías de la ciudad de Allen.

El saldo de la agitada actividad policial fueron cinco personas demoradas y un joven internado en el hospital local con heridas leves.

Te puede interesar...

El primer hecho tuvo lugar en la intersección de las calles Los Pinos y Los Ceibos, en El Manzanar, cuando un joven automovilista oriundo de Fernández Oro perdió el control de un Citroën C4 y dio de lleno contra uno de los postes del alumbrado público. El impacto fue muy fuerte y destruyó la parte delantera del vehículo. El estruendo provocado por el siniestro despertó a los vecinos que, enseguida, dieron aviso a la Policía. De esta forma, confluyeron en el lugar un móvil de la Comisaría Cuarta y también una ambulancia. Según fuentes policiales, el conductor, de 18 años, estaba consciente y fue trasladado al hospital por algunos golpes y cortes menores.

En tanto, pasadas las 3, mientras se cumplía un operativo preventivo en el cruce de Roca y Mengelle, los agentes observaron cómo un Nissan Sentra, color negro, quiso evitarlos y fugarse en dirección a calle San Martín. De acuerdo con las fuentes, la maniobra fue muy peligrosa, casi atropella a los uniformados y después logró su cometido de alejarse.

Frente a lo sucedido, se ordenó la realización de un operativo cerrojo y sobre la Ruta Nacional 22, en dirección a Allen, fueron interceptados. En el interior del auto iban cinco jóvenes, de entre 18 y 25 años.

Los sospechosos fueron demorados en forma preventiva y alojados en un calabozo de la Cuarta. Cerca del mediodía, recuperaron la libertad. Ayer no había certezas sobre los motivos de la peligrosa huida y por ese motivo, las fuerzas de seguridad iban a relevar la información sobre el vehículo en que se trasladaban, indicaron las fuentes.

En los dos procedimientos, el siniestro y la persecución, tuvo una activa participación el personal de la Unidad Cuarta aunque también se requirió el auxilio de otros puestos policiales.

Temen una posible tragedia

Lo que sucede en las madrugadas de Cipolletti no es novedad para los vecinos y muchos están alertas por la inminente posibilidad de una tragedia derivada de las altas velocidades que desarrollan los vehículos. Asimismo, en lo que se refiere al barrio El Manzanar, hubo denuncias sobre picadas que protagonizan automovilistas. Se dan en ciertos sectores y por esa razón, algunas personas reclamaron controles preventivos de la Policía y Tránsito.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario