El clima en Cipolletti

icon
Temp
93% Hum
LMCipolletti acoso

Él la denunció por acoso, ella por violento e inestable

Habían consensuado ser amantes, pero se frustró porque no se pusieron de acuerdo hasta donde llegaría la relación. Se acusaron mutuamente y ahora la Justicia les ordenó mantenerse lejos.

Era un romance puertas adentro, que nunca alcanzó la categoría de noviazgo. Pero algo pasó y esos momentos fogosos que disfrutaban en la clandestinidad quedaron en el olvido cuando estalló un conflicto que terminó en denuncias cruzadas y la imposición de medidas cautelares impuestas por el Juzgado de Familia cipoleño, que incluyó la prohibición de acercamiento de manera recíproca.

Ambos se presentaron en la Comisaría de la Familia local y se culparon mutuamente, con versiones distintas acerca del alcance que desarrolló la relación.

Te puede interesar...

El hombre sostuvo que la mujer no para de acosarlo y le hace la vida imposible. En su relato que aparece en la resolución judicial brindó detalles dramáticos, que transportan a escenas de “Bebé Reno”, la serie sensación de Netflix.

Bebé Reno.jpg

Contó que se conocieron una noche y la pasaron juntos, y que luego volvieron a encontrarse para tener sexo. Pero le aclaró -afirmó- que no quería ser su novio y que ella no puso objeciones a la propuesta de mantener el pacto de silencio, añadió.

Sin embargo, luego ella lo comenzó a hostigar con insistencia, al punto de asegurar: “No puedo sacármela de encima”.

Mencionó que lo ha llamado “alrededor de 100” veces un día, "o más", que va a su casa y le recrimina que está con otras mujeres o se queda afuera y lo vigila. Agregó que también que ha llamado a su madre y que consigue el número de sus amigos.

“Me obliga a estar con ella, no me deja en paz”, lamentó el muchacho y advirtió que el rumbo que tomaron los hechos lo asusta y advierte que podría sufrir “problemas mentales”.

El último episodio, que lo decidió a formalizar la denuncia, ocurrió recientemente.

Narró que estaba en su casa y que alrededor de las 15:30 apareció en su casa y le recriminó que estaba con otra mujer. Él se lo negó y le pidió que se fuera, pero se negó, entonces llamó a la Policía. Cuando llegaron los efectivos ella ya no estaba, pero le aconsejaron que realizara la denuncia, lo que efectivamente hizo, que acompañó con un pedido de prohibición de acercamiento.

La versión de la mujer

El mismo día que el muchacho se presentó en la Comisaría de la Familia, también lo hizo la chica, aunque con una exposición distinta en cuanto la valoración del vínculo, e hizo comentarios ajenos a la cuestión que la tenían allí.

Contó que se conocieron un año y medio atrás y que no alcanzaron “el título de novios”, pero que compartían todo.

“… yo iba a su casa estando su familia y él iba a la mía estando mi familia, hemos viajado juntos”, estacó la mujer, que expresó que tiene dos hijos de 14 y 11 años, producto de otra relación.

La Comisaría de la Familia trabaja sin descanso por denuncias.
La Comisaría de la Familia trabaja sin descanso por denuncias.
La Comisaría de la Familia trabaja sin descanso por denuncias.

Aseveró que hace cerca de una semana se pusieron de acuerdo para “hacer algo en su casa”, pero que cuando llegó reaccionó de manera hostil y comenzó a gritarle.

“Le dije que le pasaba, le pedí explicación de que le pasaba y me empujo e hizo que me golpeara la pierna”, sostuvo.

Entonces salió de la vivienda y se quedó afuera. Ahí estaba cuando ingresó otro hombre.

“Vi todo lo que no quería ver”, manifestó sin dar más precisiones.

En ese momento llegó la policía y le pidieron que se retirara.

La mujer agregó que posteriormente la volvió a invitar a su domicilio, y que al arribar lo observó consumiendo drogas, en un estado “muy alterado” y la volvió a echar sin darle más explicaciones. Ese día hizo la denuncia y también pidió la prohibición de acercamiento.

Medidas que deberán cumplir

Tras escuchar ambas declaraciones, la titular del Juzgado de Familia Nº 7, Marissa Palacios, dispuso la “prohibición de acercamiento recíproca” y les ordenó que se mantengan alejados a una distancia de 500 metros de sus domicilios y en los lugares donde se encuentren sean públicos o privados.

Asimismo, les advirtió que deben “abstenerse de producir incidentes, proferir agravios, realizar actos molestos o de hostigamiento”, o efectuar reclamos personales de cualquier índole y por cualquier medio, incluso mensajes de texto, Facebook, WhatsApp o cualquier medio de comunicación, "que no fuere la legal correspondiente".

Juzgado de Familia 2.jpg

Les advirtió que en caso de incumplimientos les aplicarían las medidas impuestas por el Código Procesal de Familia.

La magistrada, además, ordenó comunicar a la Policía las medidas de prohibición que deben acatar y que en caso de incumplimientos se deberá dar intervención a la Fiscalía.

A ello le agregó que deberán realizar un tratamiento para revertir los actos de violencia. Esa instancia la podrán efectuar en el taller Ruca Quimei de Cipolletti u otro servicio equivalente.

Una vez que se acredite ese cumplimiento, se podrían levantar las medidas restrictivas.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario