Playas para todos los gustos, el atractivo de la costa rionegrina

En Las Grutas, cada bajada tiene su público específico: las familias con chicos, hasta la tercera y, desde allí, los jóvenes en pareja o grupos de amigos.

La playa central de Las Grutas se caracteriza por sus arenas finas y la imponencia del acantilado que la recorre de punta a punta. Pero a lo largo de su extensión, entre la Primera y la Séptima Bajada, la costa se ha ido sectorizando de acuerdo con el perfil de los veraneantes, que eligen dónde instalarse.

Por ejemplo, entre la Primera y la Tercera es habitual encontrarse con matrimonios mayores o familias con niños pequeños, que disfrutan con sus baldes y palitas construyendo castillos o canaletas que desembocan en embalses repletos de agua salada.

Aquí, también cuando la bajamar lo permite, se disputan apasionantes partidos de paleta, tejo o fútbol que tienen como protagonistas a grandes y chicos.

Otro divertimento acostumbrado de los pequeños es domar las olas en las tablas de telgopor, mientras los mayores comparten interminables ruedas de mate o se entregan al placer de la lectura de algún libro.

De la Tercera bajada en adelante el público cambia por uno más juvenil. La mayoría se concentra en torno a los paradores, donde suelen ofrecerse por los parlantes promociones de tragos a menor precio, se anuncian las fiestas de la noche y suena a todo volumen la música veraniega de moda.

Muchas parejas de novios y grupos de amigas y amigos, enfrascados en charlas o entregándose a los rayos del sol para adquirir el bronceado ideal. Se pueden ver cuerpos exuberantes, que revelan un dedicado trabajo de gimnasio y hábitos saludables, y trajes de baños más osados.

Es el lugar también donde se practican deportes playeros que permiten la participación de ambos sexos, como el vóley. Son competencias que permiten interactuar y dan la posibilidad de iniciar una relación más estrecha para cuando llegue la caída del sol.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario