Pequeños gauchos rumbo al nacional de malambo

Dos cipoleños de 9 y 10 años representarán a Río Negro en la competencia folclórica.

Guadalupe Maqueda

maquedag@lmneuquen.com.ar

Pisan fuerte, les queda bien y realmente lo sienten. Juan Pablo Bravo, de 10 años, y Bruno Soto, de 9, mamaron el folclore en sus casas, y con ese primer impulso encontraron su propia huella en el zapateo, al compás de un bombo y una guitarra. La destreza y el encanto de este par de pequeños gauchos, que viven en Cipolletti, está en el malambo, y en pocos días más representarán a Río Negro en el clásico festival nacional que se desarrolla en Laborde, provincia de Córdoba, todos los años.

Yolanda Riquelme es la mamá de Juampi y no puede más de emoción: “Orgullosa de mi bebé, el más chiquito de mis cinco hijos”. Contó a LM Cipolletti que el folclore “lo lleva en la sangre”. Es que la danza es parte de la historia de su familia. “Todos somos folcloristas en casa”, acotó Yolanda.

Te puede interesar...

Ella tiene ocho hermanos, todos bailaban folclore, aprendieron en la escuela municipal de Cipolletti, y uno de ellos les pasó el legado a sus hijos. “Juampi aprendió mirando, uno de mis hijos lo preparó para bailar malambo, y luego lo hizo su profe Roberto Millan, de la agrupación folklórica Malvinas Argentinas”, recordó la mujer.

El año pasado, su hijo se presentó en Luis Beltrán como parte de un cuarteto que resultó campeón provincial. Bruno fue el otro cipoleño que gañó y dos chicos más de la localidad de Godoy.

“Ellos quieren ir a ganar, pero mientras se diviertan y lo disfruten como lo hacen acá está todo bien, será una experiencia hermosa. Mi hijo se crió escuchando folclore”, dijo Yolanda Riquelme, mamá de Juan Pablo Bravo, uno de los pequeños bailarines.

Bruno, además, fue distinguido como el mejor solista infantil de malambo, por lo que en el certamen de Laborde también participará en esa categoría. “Prácticamente se crió escuchando y viendo folclore, porque mi esposo toda la vida bailó. El año pasado se incorporó al ballet de Alma y Pasión, y su profesor Tomy Sánchez, que es un capo, le enseñó el malambo”, relató Patricia, la mamá de Bruno.

Ella, junto con su marido, partieron ayer hacia Córdoba, para acompañar a su hijo. En tanto, Yolanda lo hará el sábado, coincidiendo con la delegación de Río Negro y en compañía de su hijo Juan Pablo y una hermana mayor.

Bruno y Juampi van con una mochila cargada de ilusiones y muchas horas de ensayo. En Laborde, volverán a reunirse los cuatro participantes, y desde el próximo domingo hasta el 13 de enero vivirán una experiencia inolvidable.

“Ellos quieren ir a ganar, pero mientras se diviertan y lo disfruten como lo hacen acá está todo bien, será una experiencia hermosa”, expresó Yolanda, a lo que Patricia, la otra mamá, agregó: “Es una emoción enorme, no tiene precio, son cuatro minutos sobre el escenario y ves reflejado todo el sacrificio, realmente lo vale”.

Contaron que han “ensayado a morir” y que, más allá del resultado, será una experiencia única por el solo hecho de compartir con otras provincias la pasión por el baile y la música, representando a Río Negro. Para Juampi es la primera vez, Bruno, en cambio, transita su segunda participación en este festival de siete noches consecutivas, que culminará el domingo 13 con la consagración del nuevo campeón nacional de malambo.

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario