Padre e hijo imputados por el aberrante crimen de Sierra Grande

Los acusaron por el crimen de un hombre y el intento de asesinato de otro.

El juez Juan Martín Brussino imputó hoy al abogado César Massetta, de 41 años, y a su padre Víctor, de 65, por el crimen a balazos de Emilio García, de 45 y por el intento de asesinato de otro hombre, en un campo cercano a Playas Doradas, el balneario ubicado a 30 kilómetros de Sierra Grande.

Además, les impuso la prisión preventiva, que cumplirán en Viedma.

Te puede interesar...

El hecho ocurrió la tarde del último miércoles en la zona conocida como Playa Los Suecos, y tuvo impacto nacional porque ambos hombres llevaron el cadáver a la Comisaría de la localidad, donde entregaron dos armas, un revolver calibre 32 y una pistola Bersa calibre 40, y quedaron detenidos.

La acusación es por el delito “homicidio agravado por el uso de arma de fuego y homicidio en grado de tentativa”, como requirieron los fiscales Juan Pedro Puntel y Mariela Coy en la audiencia de formulación de cargos, se informó desde el área judicial.

Según la reconstrucción, los acusados le asestaron cuatro tiros a García, le dispararon a un acompañante de la víctima, quien salvó su vida escondiéndose entre arbustos.

Ese sobreviviente es clave.

Luego cargaron el cuerpo del muerto en un Volkswagen Golf y fueron hasta la sede policial. El abogado lo bajó del vehículo y lo dejó en la sala de guardia.

El dictamen judicial no lo expresa, pero el incidente se produjo por un conflicto por un camión que habría sido robado a los incriminados.

El abogado, que purgó una condena por un secuestro extorsivo y otra por drogas, también fue herido en una pierna, lo que pone en escena una posible reacción en defensa propia. No obstante, es una hipótesis aún no confirmada, que develarán las pericias balísticas.

El testigo clave

Coy pidió la prisión preventiva para los dos ante el riesgo de que entorpezcan la investigación.

Destacó que “hay dos testigos que deben preservarse, ya que se los considera fundamentales a la hora de resguardar el éxito de la investigación, dado que “si los imputados mantuvieran la libertad, podría verse entorpecida”.

El caso tiene parte querellante, representada por los abogados Manuel Maza y Luciano Perdriel, que entendieron que cierto tipo de situaciones "ameritan la restricción de la libertad ambulatoria de los imputados".

Mientras que los imputados, fueron asistidos por los defensores oficiales Carlos Dvorzak (de César Massetta) y Marta Ghianni, con el adjunto Adrián Zimmermann (padre).

Cuestionaron la posibilidad que tendrían sus clientes para entorpecer la investigación ya que “no resta prueba pericial por hacer que pueda ser adulterada”.

Manifestaron que colaboraron desde el principio con la investigación prestándose a diversas pericias y, entre otros aspectos, llevando el cuerpo a la comisaría de forma inmediata. Pidieron, finalmente, medidas cautelares menos gravosas.

El juez Brussino mencionó que la declaración del testigo presencial de los hechos que también fue atacado y la evidencia fílmica que aún no ha sido recolectada son elementos suficientes para determinar la prisión preventiva, y en forma inmediata.

También estableció que la investigación se desarrolle por el término de los próximos cuatro meses.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

50% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
50% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario