La jueza María Florencia Caruso otorgó un mes a dos familias que están usurpando una casa en Independencia 238, del barrio San Pablo.

Te puede interesar...

La Fiscalía solicitó una audiencia de formulación de cargos y pidió el inmediato desalojo forzoso. El pedido estuvo acompañado por el abogado querellante y el representante de la empresa que adquirió la vivienda para demolerla con fines inmobiliarios.

Según la acusación, dos familias ingresaron al predio entre el 12 y el 18 de diciembre de 2016. La empresa había adquirido el inmueble el 17 de marzo de ese año y luego gestionó ante la municipalidad un permiso de demolición que caducó en octubre.

La Fiscalía acusó a las dos familias por el delito de usurpación y la jueza de garantías consideró formulados los cargos. Sin embargo no hizo lugar al desalojo que pretendía llevarse delante de forma inmediata.

El predio consta de dos viviendas que están siendo ocupadas por cuatro adultos y cinco niños. Una de las mujeres además cursa un embarazo. Durante la audiencia los imputados informaron que, en el último tiempo, también le ofrecieron alojamiento a una madre soltera con otros siete hijos menores que debieron abandonar su hogar por cuestiones de violencia.

La jueza de Garantías solicitó a la defensa que gestione la respectiva intervención del Poder Ejecutivo para otorgarles una solución habitacional a las familias, ya sea desde el municipio o desde el IPPV.

LEÉ MÁS

Familias ocupas resisten

Fuente:

¿Qué te pareció esta noticia?

Noticias Relacionadas

Deja tu comentario