El clima en Cipolletti

icon
Temp
76% Hum

Ordenan bozal legal para el psicólogo mediático

Prohíben a Claudio Marín revelar información de sus pacientes.

Claudio Marín, el mediático psicólogo que tomó parte en dos causas polémicas de abuso sexual que investiga la Justicia cipoleña, ya no podrá ventilar más detalles de sus pacientes en los medios de comunicación.

La jueza de Familia Marissa Palacios ordenó que se abstenga de hablar, informar y emitir opiniones personales en relación con la joven A -que en estos días denunció a su hermana por prostituirla y explotarla laboralmente-, así como también respecto de sus intervenciones terapéuticas y las causas que la involucran.

Te puede interesar...

Lo hizo a pedido de la Defensoría de Menores, a fin de no exponerla más ni entorpecer la investigación, bajo apercibimiento de fijar multas o sanciones.

Según fuentes con acceso al expediente, la magistrada también hará llegar la orden a diarios, revistas, medios radiales y televisivos e incluso al Comfer. La disposición judicial que le pone un freno al psicólogo no es aislada, ya que por estos días la jueza penal Sonia Martín advirtió que la joven que representa en la causa Rubén López -víctima de un presunto abuso por parte del dirigente del Sindicato de la Fruta y ex jugador de Boca Juniors, Luis Abramovich- se ve afectada por los informes emitidos por la prensa, motivo por el cual aconsejó a Marín que cese de radicar publicaciones relacionadas al caso que se investiga.

Según fuentes judiciales, la jueza pudo constatarlo cuando en ocasión de tomar una declaración vio al licenciado ofrecer a los periodistas todo tipo de precisiones respecto del testimonio de su paciente.

Pero, además, algo huele mal para la Justicia en la conducta desplegada por Marín, pues en la causa donde la menor que ahora denuncia a su hermana y antes denunció a su padre por abusar sexualmente de ella, la Fiscalía no pasó por alto que le brinde tratamiento a la víctima y a su vez sea el profesional que desde hace largo tiempo atiende al imputado.

De hecho, esa circunstancia fundó sus sospechas en la repentina retractación que tuvo la menor, quien había denunciado a su padre por abusar de ella entre agosto y diciembre de 2014, luego dijo que todo era mentira y el pasado 7 de febrero retiró la denuncia en su contra. También advirtió que la adolescente podría haber sido influenciada por su entorno, ya que su madre se encuentra en pareja con el acusado.

Pese al cambio radical que tuvo en su discurso, la Cámara Criminal Primera dejó firme el procesamiento con prisión preventiva que pesa sobre el imputado, por tres hechos de abuso sexual en contra de la menor, cuando tenía 12 años, y con el agravante de ser padre e hija los involucrados.

El fallo le dio la razón a la fiscalía y a la querella: revocó la falta de mérito que dictó el Juzgado de Instrucción 4 y el imputado quedó procesado con prisión preventiva. Entre sus fundamentos, la Cámara advirtió que la variación del relato de la menor, quien no pudo argumentar por qué había mentido y ahora ofrecía otra versión de los hechos, se produjo cuando a principios de este año la víctima comenzó a tratarse con Marín, a su vez interviniente como perito de parte de la defensa del imputado.

“A la nena la obligan a mentir para lavarle la cara a este mercenario, a quien no le importan las víctimas y lo único que quiere es un cargo en el Poder Judicial”.Lila Calderón. Referente barrial

Lila Calderón: “La nena miente porque la obligan”

El caso de la menor supuestamente abusada por su padre preso, durante una salida, generó conmoción y preocupación en la sociedad cipoleña. En ese marco, la organización Mujeres en Lucha tomó cartas en el asunto y durante la última salida transitoria del detenido resguardaron a la adolescente en la casa de la dirigente barrial Lila Calderón, quien recordó: “Temblaba de miedo”.

“La nena miente porque la obligan a mentir para lavarle la cara a este mercenario -en alusión al psicólogo Claudio Marín-, a quien no le importan las víctimas y lo único que quiere es un cargo en el Poder Judicial, y lograr la libertad del padre violador”, sostuvo Calderón. Y aseguró que la manipulación que ejercen sobre ella es tremenda e involucra a su propia madre, a quien acusó de “cómplice” y que por eso también debería estar en la cárcel.

“Marín no puede salir a ensuciar así a una chica que lo único que hizo fue cuidar a su hermana. Ella no va a decir nada porque no tiene que salir a defenderse”, afirmó Calderón, y sostuvo con vehemencia: “El violador es su padre, además, es un chacal. Hay más casos de abuso en su contra”.

Abusos: Marín atiende a dos supuestas víctimas de violaciones que investiga la Justicia.

Antecedentes

En 2008, el imputado -a quien trató el psicólogo Marín- fue condenado a la pena de 8 años y 6 meses de prisión por el delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por el vínculo y la situación de convivencia en perjuicio de una hija y una hijastra.

Cuando pudo gozar del beneficio de las salidas transitorias, entre agosto y diciembre de 2014, presuntamente abusó de su otra hija, quien por entonces tenía 12 años, en tres oportunidades. Por eso, en la actualidad está procesado con prisión preventiva.

¿Violó el secreto profesional?

La hermana mayor de la adolescente A denunció a Claudio Marín en el Colegio de Psicólogos del Alto Valle Zona Oeste, bajo el patrocinio del abogado Iván Chelia.

Al licenciado se lo acusa de ejercer la profesión de manera irregular porque aún no está colegiado; de violar el secreto profesional, ya que brindó información sensible brindada por una paciente menor en su consultorio, y de transgredir el Código de Ética, en tanto aceptó el cargo de perito de parte en una causa donde tanto el imputado como la querellante eran sus pacientes en la práctica privada, configurando relaciones múltiples por imparcialidad. Por estas transgresiones, solicitaron de forma inmediata que se le revoque la matrícula provincial ante el Ministerio de Salud de Río Negro y se rechace cualquier tipo de solicitud de afiliación.

Leé más

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario