El clima en Cipolletti

icon
20° Temp
28% Hum

"Nosotros deberíamos tener los mismos derechos"

Basiloff, nadador paralímpico, sintió que Nación los discriminó.

Ricardo Galasso - galassor@lmneuquen.com.ar

Feliz por volver a zambullirse en la pileta y seguir proyectando la ilusión olímpica que se extendió en el horizonte por la expansión de la pandemia del coronavirus, Iñaki Basiloff, sin poder entrenar en el club Cipolletti, cumplió la primera semana de entrenamiento completa en los clubes Santafesino e YPF Terra de Neuquén, que le facilitaron un andarivel para ensayar las rutinas. Aunque también se siente molesto por la discriminación que sufre el deporte paralímpico ya que a nivel nacional solo se autorizó el regreso de los deportistas convencionales. “Deberíamos tener los mismos derechos”, se quejó.

Te puede interesar...

En el medio acuático donde se mueve con naturalidad desde que abrazó la natación a los ocho años, el pehuén de Oro 2019 siente por estos días que recuperó algo de la normalidad cotidiana. Esa que lo llevó, a fuerza de perseverancia y talento, a ganarse un lugar en la selección argentina alcanzando el año pasado sus mejores logros, con siete medallas (una de oro y seis de plata) en los Juegos Parapanamericanos de Lima y también en el Mundial de Londres (se trajo una de bronce).

2021 La fecha estipulada para los Juegos Paralímpicos de Tokio.

De vuelta a los entrenamientos tras la apertura de los natatorios en Neuquén, aseguró que continúa con la cabeza puesta en los Paralímpicos de Tokio que se trasladaron al próximo año. La ilusión sigue intacta, reconoció.

“Volver a nadar fue una gran noticia que me alegró y me emocionó mucho”, dijo Iñaki, quien apreció en vivo y en directo la gravedad de la expansión del COVID-19 ya que estaba en el norte de Italia cuando aún no se había declarado la pandemia. Apenas llegó a Lignano Sabbiadoro -hacia donde había viajado con la selección para competir en la segunda fecha de la Liga Mundial- se tuvo que volver por las barreras que ya se empezaban a poner en el mundo.

Tras ese regreso abrupto sobre fines de febrero y el decreto de la cuarentena nacional días después, como muchos deportistas se vio obligado a trabajar en su hogar, con la dificultad añadida que para los nadadores significa entrenar fuera del agua. Si bien en su casa cuenta con una pileta familiar y aprovechó los últimos días de calor para entrenar, luego debió suspender todo por el frío. Además, es muy distinto moverse en una pileta de seis metros que en una de 25 y calefaccionada.

“Debemos tener los mismos derechos que los deportistas convencionales porque nosotros hacemos el mismo esfuerzo que ellos”, dijo Iñaki Basiloff, nadador paralímpico del Club Cipolletti

“Los trabajos que estoy haciendo ahora consisten más en recuperar la técnica y la sensibilidad al agua que en buscar marcas”, señaló, agradecido de que dos clubes de Neuquén le abrieron las puertas. Iñaki entrena en el club Cipolletti, pero los natatorios en esta ciudad no están habilitadas por el momento.

Y si de habilitaciones se trata, le cayó muy mal la demora que está teniendo el gobierno nacional para autorizar al deporte adaptado a volver a los entrenamientos. Habilitación de la que, por el contrario, ya disponen desde la semana pasada los deportistas olímpicos. “Yo creo que debemos tener los mismos derechos que los deportistas convencionales, porque nosotros hacemos el mismo esfuerzo que ellos”, recalcó el joven neuquino.

Ayer, el Comité de Atletas Paralímpicos repudió la exclusión de sus deportistas de la medida de excepción (avalada por el Ministerio de Turismo y Deportes) para cumplir con el aislamiento social, preventivo y obligatorio que se les otorgó a los atletas convencionales que tengan marcas olímpicas para los postergados Juegos de Tokio, y advirtieron que denunciarán el hecho ante el Inadi y la Defensoría del Pueblo de la Nación y de la Ciudad de Buenos Aires.

Al tanto de la situación, Iñaki avaló lo expresado en el comunicado. “Es que tenemos razón, porque también somos deportistas clasificados para Tokio y deberíamos poder entrenar como lo hacen los demás”, recalcó.

En este sentido, consultado sobre si se siente discriminado, señaló: “En parte sí, porque el hecho de que tengamos una discapacidad no significa que no podamos entrenar”.

140620-p8-f2(SCE_ID=432864).jpg

“Mi entrenador me manda trabajos por mensaje”

Tras un fantástico cierre del 2019, Iñaki Basiloff se preparaba para un 2020 con la gran ilusión de llegar a Tokio en la categoría S7 con la marca que ya tenía en los 400 metros libres (lograda en un torneo en Brasil), pero el parate lo obligó a cambiar los planes.

“Por suerte tuve la posibilidad de entrenar en casa y no perdí mucho. Lo que más perdí fue la sensibilidad y técnica al nadar”, contó el joven neuquino, uno de los deportistas nacionales con mayor proyección en la actualidad.

Iñaki contó que recibe rutinas del entrenador del club Cipolletti, Jorge García. “Por ahora entreno solo, sin que nadie que me guíe, pero Jorge, mi entrenador, siempre me manda los trabajos por mensaje para que yo los pueda hacer”, dijo.

Sobre como sobrellevó la cuarentena sostuvo: “Al principio me agarró un bajón. Luego lo pude llevar mejor y antes de volver a entrenar decaí de nuevo. Pero con la vuelta a la pileta ya estamos pensando nuevamente en Tokio. Si bien teníamos los tiempos, al postergarse el torneo tendremos que revalidarlos. Mis objetivos siguen siendo bajar siempre mis tiempos, poder estar en los Juegos y, si se puede, llegar a una medalla olímpica”.

Leé más

¿Qué te pareció esta noticia?

0% Me interesa
0% Me gusta
0% Me da igual
0% Me aburre
0% Me indigna

Noticias relacionadas

Dejá tu comentario